Matterhorn: El camino hacia la tolerancia

Título: Matterhorn
Director: Diederik Ebbinge
Guión: Diederik Ebbinge
Fotografía: Dennis Wielaert
Año: 2013
Duración: 87 min.
País: Holanda
Productora: Column Film
Reparto: René van ‘t Hof, Ton Kas, Ko Aerts, Kees Alberts, Lucas Dijker, Porgy Franssen, Alex Klaasen, Elise Schaap, Ariane Schluter, Sieger Sloot, Michel Sluysmans, Helmert Woudenberg
Crítica de @PauGarcia179
Este viernes llegaba a las carteleras de nuestro país ‘Matterhorn’, la ópera prima del cineasta holandés Diederik Ebbinge. El director, también actor, ya había dirigido y escrito algunas series y cortometrajes, además de un telefilm para la televisión holandesa. Por esta película, Ebbinge ganó el premio Mejor Nuevo Director en el Seminci de Valladolid. Desconociendo por completo la cinematografía holandesa, me dispongo a ver este filme sin ningún tipo de condicionante y con la emoción de descubrir nuevos cineastas de nuestro continente.
Fred es un devoto viudo calvinista que lleva una vida muy solitaria y aburrida y con la única compañía de los fieles de la Iglesia y de los vecinos (que vendría a ser lo mismo, dado la ferviente religiosidad de todo el pueblo.) Un día, aparece en el pueblo Theo, un hombre con la edad mental de un niño de 5 años que pondrá patas arriba su monótona existencia y sus más firmes principios. 
La película de Ebbinge empieza con unos preciosos planos del campo, de las cercanías del pueblo de Fred mientras llega el autobús con el protagonista dentro (Fred), de forma que nos introduce en el ambiente y el ritmo que se desarrollará a lo largo del filme. Es un ritmo  pausado, lento, totalmente opuesto al de la frenética ‘Quai d’Orsay’ (Bertrand Tavernier, 2013), comedia francesa que a mí me dejaba exhausto. ‘Matterhorn’ se aleja totalmente del acelerado ritmo narrativo de las películas comerciales, retrata al personaje de forma limpia y observacional y vamos empatizando con él a causa de su soledad y su triste existencia. 
El universo particular que crea Ebbinge tiene un curioso humor y unas situaciones que por poco rozan lo ridículo, pero que si conectamos con ellas podemos llegar a reírnos de las particulades de los protagonistas y de la actitud fundamentalista, ultraconservadora y homófoba de los vecinos de ese pueblo. Aunque hay detalles cómicos, no hubiera estado de más un poco más mordacidad y humor que podrían disculpar ese ritmo pausado que puede agotar la paciencia de más de un espectador.
Aceptados el ritmo y el extraño humor, podremos adentrarnos lentamente en este emotivo filme que tiene la mejor de las intenciones, pues critica el conservadurismo, el fundamentalismo religioso y la homofobia y propone la amistad y el amor como el camino a seguir para llegar a la tolerancia necesaria para la convivencia entre los seres humanos.
‘Matterhorn’ es una película conmovedora, sencilla, totalmente anti-comercial, que nos descubre la primera película de un director muy interesante que apenas ha empezado a desarrollar su potencial como cineasta.

P.S.: Aprovecho esta crítica de una película que es la antítesis del sello Marvel para contrarrecomendar la serie ‘Agents of Shield’ que recomendaba @PaulPorcoRosso en una crítica anterior. Porque, parafraseando de nuevo a Groucho Marx, en Siempre en VO tenemos nuestras opiniones, pero si no te gustan tenemos otras. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s