Tarantino tenía razón: ‘El Llanero Solitario’, infravalorado entretenimiento

Título: El Llanero Solitario (The Lone Ranger)
Director: Gore Verbinski
Guión: Justin Haythe, Ted Elliott, Terry Rossio
Fotografía: Bojan Bazelli
Año: 2013
Duración: 149 min.
País: Estados Unidos
Productora: Walt Disney Pictures / Jerry Bruckheimer Films
Reparto: Armie Hammer, Johnny Depp, Tom Wilkinson, William Fichtner, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter,
‘El Llanero Solitario’, por motivos que no me explico, ha sido fulminada vilmente por la crítica cinematográfica. De pronto, todos los cinéfilos, sin ver antes la película, han coincidido en afirmar que la película de Gore Verbinski es un despropósito. Tenía que salir Quentin Tarantino, sin tener en cuenta cualquier crítica, para decir que ‘El llanero solitario’ era una de sus 10 películas favoritas de lo que llevaba de 2013. Después de hacer la lista, añadió:  “¡Es increíble! Cuando la vi me quedé pensando: ¿Cómo? ¿Que esta es la película que todo el mundo dice es una mierda? ¿En serio?” Quizás no será de las mejores películas del año, pero desde luego tampoco es de las peores. 
Gore Verbinski (‘El hombre del tiempo’, 2005), firma esta película después de dejar atrás su relación con la franquicia de ‘Piratas del Caribe’. Su anterior película (‘Rango’, 2011), como la que hoy nos ocupa, también se acercaba al western, aunque fuera un filme de animación para niños. 
‘El Llanero Solitario’ es una adaptación a la gran pantalla de la serie radiofónica del mismo nombre. Cuenta la historia de John Reid (el llanero solitario, interpretado por Armie Hammer), un ranger de Texas que vive a la sombra de su hermano, Dan. Un grupo de rangers formado por los hermanos Reid, entre otros, salen en busca de Butch Cavendish, un forajido, pero son atacados por la banda de éste y creen matar a todos los hombres, pero sorprendentemente, John Reid consigue sobrevivir. El indio Tonto (Johnny Depp)  los encuentra y se dispone a enterrarlos, pero descubre que John Reid está vivo, y los dos se unirán para vengar a su hermano y a sus compañeros caídos, pues Tonto también tiene una cuenta pendiente con Butch Cavendish.
Es una película de aventuras y acción, con toques de comedia y que cuenta con la belleza natural de los paisajes característicos de western, que suman puntos a esta película sin pretensiones. A pesar de ser larga, no se hace especialmente pesada aunque es cierto que puede ser bastante irregular, pero en términos generales la película se deja ver.

No es una película que haya que tomarse en serio, de hecho, la propia película no se toma en serio a sí misma. Si se ve el film sin prejuicios, sin intentar descubrir todos los fallos de guión y sin fijarse en las excesivas escenas de acción de los trenes, podemos estar ante una película entretenida y a ratos divertida, que en ningún momento se hace aburrida si el espectador sabe a lo que va. Es cierto que Johnny Depp hace de Johnny Depp una vez más, y que el actor que da vida a el llanero solitario (Armie Hammer) no es el más carismático del mundo, pero son cosas que no molestan especialmente si se va a ver la película con buena disposición. Se le ha acusado de ser un intento de ‘Piratas del Caribe’, aunque no encuentro aquí más semejanzas que el actor protagonista y el tratarse de una película de aventuras con toques de comedia. No es una película especialmente innovadora, repite viejos esquemas pero no por eso deja de ser entretenida. 
No seré yo quien defienda los blockbusters, no llego al extremo del director Fernando Trueba (“no puedo soportar que sigan existiendo James Bond y Spiderman, y otros gilipollas de su calibre”), pero una película que no tiene más intención que hacerte pasar un buen rato sin mayores pretensiones y cumple las expectativas merece una oportunidad para visionarla antes de recitar, sin haber visto el filme, las injustas acusaciones de la crítica, que mientras se dedica a alabar películas como ‘Los Vengadores’ (como si tuviera mucho más sentido que ‘El Llanero Solitario’), carga duramente contra una película simpática que no se toma en serio así misma, como sí lo hacen la mayoría de estupideces sobre superhéroes.

Anuncios