Premios Óscar 2014, previsiones y predilecciones

Falta menos y nada para que el Kodak Theatre se vista de gala y reciba la flor y la nata del famoseo local e internacional relacionado con el mundo del cine y las artes en general. Hace ya más de un año que llegaron a la cita unos confiados y seguros Daniel Day-Lewis y Anne Hathaway que acabaron llevándose sus estatuitas doradas de 4kg. Este año también hay apuestas seguras (Cate Blanchett, Matthew McConaughey), pero la noche de los Oscar también es histórica por sus sorpresas, y porqué no decirlo, también por sus injusticias. Sin embargo, este año se respira más calidad en las nominadas a mejor película que el año pasado, de las que sólo se salvaban Zero Dark Thirty, Silver Linings Playbook, y Amour, y se olvidaron grandes películas como The Master, Looper, o Mud. Este año los académicos parecen haber entrado en razón y haber confeccionado una lista de nominadas más acorde con los sentimientos del público (pese a la no inclusión de Joaquin Phoenix). ¡A ver si las ganadoras no defraudan! En Siempre en VO tenemos nuestras apuestas para la noche, y también nuestras opiniones si la Academia nos dejara votar:

Mejor película

1. American Hustle
2. Captain Phillips
3. Dallas Buyers Club
4. The Wolf Of Wall Street
5. 12 Years A Slave
6. Philomena
7. Nebraska
8. Gravity
9. Her

Según @PaulPorcoRosso ganará: 12 years a slave, entre la elección de Sidney Poitier para presentar el premio, y su victoria en los Globos de Oro se postula como la triunfadora en la categoría reina. Además, que ya es hora de que se vea recompensado el trabajo de McQueen en los grandes premios.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Her, para mí, la mejor película del año de entre las nominadas al Oscar.
Según @PauGarcia179 ganará: 12 years a slave, una película hecha por un gran director que parece confeccionada para ganar el Óscar, y parece que lo conseguirá. 
Según @PauGarcia179 debería ganar: Her, no me gustó tanto como a @PaulPorcoRosso, y aunque películas como Nebraska y Dallas Buyers Club también me gustaron mucho, creo que la película de Spike Jonze debería ganar el Premio. 

Mejor actuación principal masculina
1. Christian Bale – American Hustle
2. Bruce Dern – Nebraska
3. Leonardo DiCaprio – The Wolf of Wall Street

4. Chiwetel Ejiofor – 12 Years A Slave

5. Matthew McConaughey – Dallas Buyers Club

Según @PaulPorcoRosso ganará: Matthew McConaughey, a no ser que salte la sorpresa es el más encarado hacia la victoria. Su trabajo este año (en el que ha completado tres actuaciones magníficas) merece ser recompensado más que con una nominación.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: para mí, menos Christian Bale cualquier ganador sería absolutamente merecido. Aunque por simpatía, se lo daría a McConaughey.
Según @PauGarcia179 ganará: Matthew McConaughey, su interpretación en Dallas Buyers Club es espectacular. 
Según @PauGarcia debería ganar: Matthew McConaughey, aunque los otros actores (excepto Christian Bale, que tampoco he visto American Hustle), para mí, también lo merecen. 

Mejor actuación principal femenina

1. Cate Blanchett – Blue Jasmine
2. Amy Adams – American Hustle
3. Sandra Bullock – Gravity
4. Judi Dench – Philomena
5. Meryl Streep – August: Osage County

Según @PaulPorcoRosso ganará: Cate Blanchett, es, como Anne Hathaway el año pasado, el Óscar más claro de todos los referidos a la actuación. Compite con actuaciones de gran nivel, sí, pero es que su actuación en Blue Jasmine es lo que levanta (para un servidor) una película justa.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Cate Blanchett, o en su defecto, Amy Adams o Judi Dench.
Según @PauGarcia179 ganará: Cate Blanchett, aunque para mi Blue Jasmine no es tan justa como piensa @PaulPorcoRosso.
Según @PaulGarcia179 debería ganar: Cate Blanchett, sin discusión.

Mejor actuación secundaria masculina
1. Barkhad Abdi – Captain Phillips
2. Bradley Cooper – American Hustle
3. Jonah Hill – The Wolf of Wall Street
4. Michael Fassbender – 12 Years A Slave
5. Jared Leto – Dallas Buyers Club

Según @PaulPorcoRosso ganará: Jared Leto. Me inclino por él (pese a haber muchísima competencia) por su victoria en los Globos de Oro.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: como en el premio de actor principal, cualquier triunfo menos el de Bradley Cooper sería absolutamente merecido. Reí muchísimo con Jonah Hill, aluciné con Leto y Abdi. Pero me quedo con Fassbender.
Según @PauGarcia179 ganará: Jared Leto, aunque compite con actores que ofrecen una gran interpretación, debe llevarse la estatuilla.
Según @PauGarcia179 deberia ganar: Jared Leto.

Mejor actuación secundaria femenina
1. Jennifer Lawrence – American Hustle
2. Sally Hawkins – Blue Jasmine
3. Lupita N’Yongo – 12 Years A Slave
4. Julia Roberts – August: Osage County
5. June Squibb – Nebraska
Según @PaulPorcoRosso ganará: aquí la cosa está entre N’Yongo y Lawrence. Y puesto que Lawrence ganó un Óscar el año pasado, y veo como muy posible ganadora 12 years a slave en la categoría de Mejor Película, me decanto más por la victoria aquí de Lupita N’Yongo.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: aunque me gusta muchísimo la actuación de Jennifer Lawrence (y soy un fan manifiesto de todo lo que hace y dice), sufrí mucho con N’Yongo (tampoco consideraría injusta su victoria), para mí el premio debería llevárselo June Squibb por su papel en Nebraska. ¿Volverá a quitarle Lawrence el Oscar a una prejubilada?
Según @PauGarcia179 ganará: no he visto la interpretación de Jennifer Lawrence, así que mi apuesta es claramente por June Squibb.
Según @PauGarcia179 deberia ganar: June Squibb, su actuación en Nebraska me pareció genial.

Mejor director

1. Alfonso Cuarón – Gravity
2. David O. Russell – American Hustle
3. Alexander Payne – Nebraska
4. Steve McQueen – 12 Years A Slave
5. Martin Scorsese – The Wolf of Wall Street

Según @PaulPorcoRosso ganará: Alfonso Cuarón. Su dirección nos mete dentro de la película y la convierte en una experiencia que trasciende más allá de la sala de cine.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Alfonso Cuarón. Otra vez la competencia es fuerte, pero el plano-secuencia que da inicio a Gravity ya vale el Óscar entero.
Según @PauGarcia179 ganará: Alfonso Cuarón, lo que hace en Gravity me parece simplemente espectacular.
Según @PauGarcia179 deberá ganar: Aunque me encante Scorsese, creo que Cuarón merece la estatuilla.

Mejor Guión Original
1.American Hustle – Eric Warren Singer, David O. Russell
2. Blue Jasmine – Woody Allen
3. Dallas Buyers Club – Craig Borten, Melisa Wallack
4. Her – Spike Jonze
5. Nebraska – Bob Nelson

Según @PaulPorcoRosso ganará: Spike Jonze por el libreto de Her. Con su victoria en los Globos de Oro es una de las apuestas más seguras. Pero todas tienen posibilidades, sobretodo (mal me pese) American Hustle.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Spike Jonze por el libreto de Her. Combinación de sensiblidad, ciencia ficción y romance en un perfecto equilibrio “made in Spike Jonze”.
Según @PauGarcia179 ganará: sin poder valorar American Hustle, creo que el ganador será para Spike Jonze y su libreto de Her.
Según @PauGarcia179 deberia ganar: Her

Mejor Guión Adaptado

1. Before Midnight – Richard Linklater, Julie Deply, Ethan Hawke
2. Captain Phillips – Billy Ray
3. Philomena – Steve Coogan, Jeff Pope
4. 12 Years A Slave – John Ridley
5. The Wolf of Wall Street – Terence Winter

Según @PaulPorcoRosso ganará: John Ridley por el libreto de 12 years a slave.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Linklater, Deply y Hawke por el libreto de Before Midnight. Me gustaría que fuera recompensada con el único Oscar al que ha sido nominada este año la que es la mejor trilogía romántica de la historia del cine.
Sin haber visto 2 de las 5 nominadas, @PauGarcia179 se abstiene de apostar.

Mejor Fotografia
1. The Grandmaster – Philippe Le Sourd
2. Gravity – Emmanuel Lubezki
3. Inside Llewyn Davis – Bruno Delbonnel
4. Nebraska – Phedon Papamichael
5. Prisoners – Roger A. Deakins

Según @PaulPorcoRosso ganará: Emmanuel Lubezki por Gravity: el triunfo de Gravity en los premios técnicos va a ser apabullante.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: el nivel es altísimo, aunque personalmente disfruté muchísimo la fotografía de Roger A. Deakins en Prisoners.
Según @PauGarcia179 ganará: probablemente gane la fotografía de Emmanuel Lubezki pero aún reconociendo su mérito, no es mi preferida.
Según @PaulGarcia179 ganará: a mi me encantó la peculiar fotografía de Bruno Delbonnel en Inside Llewyn Davis, a pesar de que el trabajo de Roger A. Deakins (habitual de los Coen, por cierto) en Prisoners es, como siempre, muy bueno.

Mejor Canción
1. Happy – Pharrell Williams (Despicable Me 2)

Según @PaulPorcoRosso ganará: Let it Go (canción de Frozen). La campaña pro-canción Disney ha sido espectacular. Personalmente, no soporto la canción.
Según @PaulPorcoRosso debería ganar: Happy (canción de Despicable Me 2) o The Moon Song (canción de Her). La primera por el buen rollo que transmite, y la segunda por lo bonita que es.
Según @PauGarcia179 ganará: sinceramente, no tengo la menor idea.
Según @PauGarcia179 debería ganar: The Moon Song, la única nominada que me gusta.

Anuncios

‘Jagten’, Vinterberg, y una sociedad podrida

Título: Jagten (The Hunt) (La caza)

Director: Thomas Vinterberg
Guión: Thomas Vinterberg y Tobias Lindholm
Fotografía: Nikolaj Egelund
Año: 2012
Duración: 111 min.
País: Dinamarca
Productora: Zentropa Entertainments
Reparto: Mads Mikkelsen, Thomas Bo Larsen, Annika Wedderkopp, Alexandra Rapaport, Anne Louise Hassing, Lars Ranthe, Lasse Fogelstrom, Susse Wold, Ole Dupont, Sebastian Bull Sarning
Mi conocimiento sobre la filmografía de Thomas Vinterberg empieza y acaba con su experimento (iniciado por él y von Trier) en el Dogma 95 con Festen (Celebración). Al menos antes del visionado de su nueva joya, Jagten. Ambas comparten características (la primera y más obvia es que en ambas uno de los actores principales es Thomas Bo Larsen), y hasta ciertos puntos del argumento, pero Jagten (la que nos ocupa) cuenta con una magnífica actuación de Mikkelsen, que le valió el premio al mejor actor del Festival de Cannes en 2012.
Lucas (Mikkelsen), profesor de guardería de cuarenta años ha pasado por un divorcio difícil. Poco a poco consigue recomponer su vida: encuentra una nueva novia, reconstruye su relación con su hijo adolescente Marcus, encuentra trabajo en otra guardería, sale de caza con sus amigos. Pero de golpe y porrazo, el comentario de una niña a las que da clase en la guardería se extenderá como un virus invisible tan terrible que Lucas se verá obligado a luchar por salvar su vida y su dignidad.

La película, de factura técnica impecable tanto en fotografía como en música, explora a una sociedad hipócrita: presuntamente cristiana y amante del prójimo, pero que en el momento de encontrar un chivo expiatorio, se atrincheran en un chisme difundido por una inocente niña. Los padres entienden como verdades absolutas los recuerdos inducidos de sus inocentes hijos, transformándoles en bolas de nieve que provocarán una avalancha que caerá justo encima del inocente Lucas. Un Lucas contenido y sutil, interpretado por el magnífico Mads Mikelsen, conmoviendo sólo con el brillar de sus cautivas lágrimas en unos tristes ojos: su contención dramática es magnética y encomiable. Todas las puertas se cierran para él, incluso algunas ventanas. El aislamiento frente a la entera comunidad que tiempo atrás le amaba y respetaba, se convierte en rabia interna, tristeza y malestar para Lucas.
Además, el guión de la película va algo más allá que su argumento para ahondar en el territorio de la mente del ser humano que se encuentra tras los límites de la verdad: allí donde la fe influye y afecta las actuaciones de cada persona frente a una afirmación irrefutable (y además en este caso, descabellada). Así, el juicio de un mal psicólogo infantil (que condiciona las respuestas de la pequeña Klara) junto al mal oficio de la directora de la guardería (que inicia un proceso de caza de brujas basándose en el mantra “los niños siempre dicen la verdad“) sentencian a un buen hombre bajo la tiranía de un pueblo hipócrita. La Duda se merienda a la Verdad y el resultado es devastador.

Parafraseando a Pablo Kurt en su crítica de American Beauty para Filmaffinity, ‘algo huele a podrido en Dinamarca‘. O más bien, algo huele a podrido en la raza humana. Porque en su nuevo trabajo, Vinterbergpone al aire todas y cada una de las miserias del alma humana. Jagten te arrastra, te vapulea, te carcome por dentro. Las palabras de los vecinos de Lucas, otrora amigos, calan hondo como si de afilados cuchillos se tratasen. Duele, pero al mismo tiempo, maravilla.
Lo mejor: la magnífica actuación de Mads, el dolor que atraviesa la pantalla, el final simbólico del filme.
Lo peor: que tenga la desgracia de competir en los Oscar con La Grande Bellezza.

Falling in love is like a socially acceptable form of insanity

Título: Her
Director: Spike Jonze
Guión: Spike Jonze
Fotografía: Hoyte van Hoytema
Año: 2013
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Productora: Sony Pictures Wolrldwide Acquisitions (SPWA) / Annapruna Pictures
Reparto: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson, Amy Adams, Rooney Mara, Olivia Wilde, Chris Pratt, Sam Jaeger, Portia Doubleday, Katherine Boecher, Alia Janine
El actor, director, productor y guionista norteamericano Spike Jonze es el autor del relato sobre el amor futurista que llega el 28 de febrero de 2014 a las salas de cine de España, Her, filme que encontramos en muchas listas de lo mejor del año 2013, y en todas las papeletas para llevarse alguna nominación al Oscar. Cuenta con el apoyo de un reparto impresionante, con Joaquin Phoenixen la cabeza, y una larga plantilla de mujeres con nombres tan importantes como Amy Adams, Rooney Mara o Scarlett Johanson.
Nuestro protagonista Theodore, encarnado por un brutalmente natural Joaquin Phoenix en otra demostración de su potencial interpretativo, es un escritor solitario (adjetivo que puede que en cierto modo engloba a la sociedad que retrata Jonze), un ‘bicho raro’ en una sociedad avanzada, amante de los libros y el papel en una realidad volcada en la electrónica, que se profesa melancólico hacia el amor perdido de su amada Catherine (Rooney Mara con el justo tiempo que le dan los flashbacks). Debido a un esquivo estilo de vida que le impide engrosar su círculo de amistades, que consta de una vecina suya, Amy (Amy Adams) y del recepcionista de la empresa donde trabaja, Paul (Chris Pratt), decide hacerse con un OS llamado Samantha (voz de Scarlett Johanson) basado en el modelo de Inteligencia Artificial, con el que poco a poco trabará una relación romántica…
La primera “cita”.
La cinta es una mezcla (por momentos mucho más optimista) del capítulo de Black MirrorBe Right There‘ (salvando las distancias) con la atmósfera melancólica de la deliciosa Lost in Translation: incluso donde Jonze decide situar la acción, la ciudad de Los Angeles en un punto indeterminado del futuro, parece inspirada en la apariencia actual de cierta ciudad del este asiático. Un escenario impersonal, perfecto para mostrar la incapacidad de comunicación del protagonista con la sociedad, el olvido en el que está sumido, su pérdida amorosa. Un escenario que, a medida que avanza la película, se va mostrando más bello para el espectador, más colorista, más luminoso, para mostrar cómo Theodore consigue reemplazar su roto corazón con la cálida e increíblemente sexy voz de Scarlett Johanson.
Este bello retrato sobre el nacimiento y ascenso del romance entre hombre y Inteligencia Artificial tiene, para mí, un punto culmen que sobresale encima de todos los demás: una de las mejores(si no la mejor) escena de sexo en la historia del cine, en la que el orgulloso director retira todo rastro de imagen para que nos concentremos en el sonido. Sonido que, en la vida amorosa de Theodore, lo es todo. Durante esta historia de amor, él siente su tacto, y ella ve, oye, y siente, y le prepara una preciosa banda sonora para la vida (que se atribuye, pero es en realidad obra de Arcade Fire).
Skyline de LA futurístico, y en el centro, Joaquin Phoenix.
Pero durante este idilio, en la mente del espectador se siembra desde el primer momento la duda moral sobre el uso de los Sistemas Operativos (OS, de ahora en adelante), consigue que se pregunte qué hay de real en la relación entre Theodore y Samantha (¿hasta qué punto puede amar una máquina?). Esa duda momentánea, esa pérdida de esperanza del protagonista hacia la mitad del metraje, ¿responde a la desconfianza del espectador respecto al OS que, aunque algo tarde, se materializa en Theodore?, ¿o es sólo un paso natural en cualquier relación personal (sea ésta con una máquina o no)?
Así pues, Her, bajo la íntima batuta de Spike Jonze, encuentra su sitio entre la grandilocuencia dramática de Gravity, la trascendencia histórica de 12 years a slave, y la locura sana de American Hustle, y se cuela en las apuestas para los grandes premios (el pasado domingo ya ganó el Globo de Oro al Mejor Guión). Transforma un ambiente deprimente en un bello retrato de las relaciones interpersonales y con la electrónica: una mezcla única de ciencia ficción y romance, un filme sensible de aires indies, una bella locura, la quintaesencia del sentimiento amoroso.
Lo mejor: dirección artística, fotografía, Joaquin Phoenix, la VOZ.
Lo peor: más de tres meses de espera para verla en nuestro país. Que está “destruyendo” la industria cinematográfica: ¿la piratería o este delay tan molesto?

‘Dallas Buyers Club’, Matthew McConaughey, y Ron Woodroof

Título: Dallas Buyers Club
Director: Jean-Marc Vallée
Guión: Craig Borten, Melisa Wallack
Fotografía: Yves Bélanger
Año: 2013
Duración: 117 min.
País: Estados Unidos
Productora: Focus Features / Truth Entertainment / Voltage Pictures / R2 Films / Evolution Independent
Reparto: Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn, Dallas Roberts, Denis O’Hare, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Lawrence Turner, Jonathan Vane
Como ocurre de forma periódica en nuestro país, el mejor cine del año nos llega o cuando éste está por terminar, o cuando ya nos adentramos en el siguiente. Claros son los casos (para no ir muy lejos) del año pasado con The Master y Zero Dark Thirty, en mi humilde opinión de lo mejor de 2012, pero ambas estrenadas en enero de 2013. Con Dallas Buyers Club no ha habido excepción: estamos, sin duda alguna, ante una de las 5 mejores películas del año, que, además, cuenta con la presencia deMatthew McConaughey (del que ya he hablado en mi análisis de Mud), del que los profesionales de la crítica cinematográfica americana se ha deshecho en elogios en el año que ha sido suyo totalmente. Si no consigue ahora la ansiada nominación al Óscar que busca des de hace ya tiempo, se puede decir sin miedo a equivocarse que ya no va a hacerlo.
Dallas Buyers Club es la historia de los últimos 7 años de vida de Ron Woodroof (McConaughey), un hombre homófobo, drogadicto, y con afán casi obsesivo por las mujeres (en especial por las prostitutas) y el alcohol, al que se le diagnosticó SIDA, pronosticándole sólo 30 días de vida. Woodroof empezó a tomar AZT, un fármaco experimental para la lucha contra el VIH que sólo hizo que empeorarlo…
La increíble transformación de McConaughey.
Esta es la historia de un hombre que cargó el mundo a su espalda, luchando contra la FDA y dando la máxima esperanza posible a un sinfín de moribundos por la enfermedad que él mismo padecía. Historia que merecería ser conocida, un hombre que cambió su perspectiva de la vida, su ética y su moral, para hacer frente a la cercanía de la muerte. Compresión, homosexualidad en Estados Unidos a finales de los ochenta, el dinero, la empresa farmacéutica americana y su relación con el gobierno, las drogas: al filme de Jean-Marc Vallée (director al que no conocía pero a partir de ahora deberé seguir con cuidado) no le falta ningún tema por tocar. Convierte la vida (real, insisto) de Woodroof en una magnífica reinterpretación del cuento de Robin Hood.
El filme, en su primera parte, conmueve sin entrar en los pantanosos lares de la sensiblería azucarada, llevando la enfermedad del protagonista y sus conflictos con su círculo de amistades de forma sobria y sin excesivo drama, mostrando el miedo del contagiado y el rechazo de la sociedad (en este caso tejana) que el SIDA de Woodroof como una “enfermedad de homosexuales”. Y poco a poco va mutando hacia una dura crítica contra el sistema sanitario y farmacéutico de los Estados Unidos, manifestada en boca de su protagonista. Durante todo el metraje, director y guionistas permiten al espectador cavilar sobre lo que está viendo, invitándole a formar su propio punto de vista y sacar sus conclusiones, sin adulterar las imágenes, sólo mostrando la realidad aunque pueda parecer dura.
La de Jared Leto tampoco se queda corta…
Además, tal y como lo hizo Christian Bale en The Machinist, McConaughey se funde en uno con su personaje, adelgazando una cantidad inusitada de peso, y, además, otorga una excepcional y explosiva interpretación que se disfruta independientemente de lo que pueda llegar la película. Pero no es sólo el bueno de Matthew el que consigue sacar lo mejor de sí mismo: también está Jared Leto con otra metamorfosis física y otro increíble estudio del personaje. Ambos dos alcanzan un altísimo nivel que debería verse recompensado en algún gran premio.
En resumen, Dallas Buyers Clubes una biografía necesaria, un sentido homenaje sin sermones a un gran cabrón convertido en gran hombre.
Lo mejor: McConaughey y la definición de su personaje, y la crítica hacia el sistema farmacéutico americano.
Lo peor: que esté tardando tanto en llegar a los cines de nuestro país.

‘Oblivion’: entretenido pastiche de ciencia ficción

Título: Oblivion
Director: Joseph Kosinski
Guión: Joseph Kosinski, Michael Arndt, Karl Gajdusek (basado en el cómic de Joseph Kosinski y Arvid Nelson)
Fotografía: Claudio Miranda
Año: 2013
Duración: 126 min.
País: Estados Unidos
Productora: Universal Pictures / Chernin Entertainment
Reparto: Tom Cruise, Andrea Riseborough, Olga Kurylenko, Morgan Freeman, Nikolaj Coster-Waldau, Zoe Bell, Melissa Leo, Lindslay Clift, Jaylen Moore, Julie Hardin, Paul Gunawan, Jay Oliver, Jason Stanly
Del realizador Joseph Kosinski, director del desastroso videoclip con luces de neón de Daft Punk que era TRON Legacy, nos llega un filme de ciencia ficción de realidad distópica, protagonizado por Tom Cruise, Oblivion. Este está basado en una novela gráfica del mismo nombre firmada por el director, y acaba por resultar al espectador extrañamente familiar…
En 2010 la Tierra fue atacada por una raza alienígena superior que causó una guerra a nivel mundial. La guerra se ganó, pero el planeta quedó devastado y los pocos seres humanos que quedaban vivos fueron evacuados y enviados a una estación espacial. Ahora, más de 60 años después, estamos en el año 2073 y Jack Harper (Tom Cruise), antiguo marine, inicia su trabajo diario en el mantenimiento de drones patrullando los cielos, reparando drones rotos que extraen los pocos recursos vitales que quedan en el planeta. Un día, rescata una nave espacial desconocida en la que va una mujer que parece conocerlo (Olga Kurylenko) y se ve obligado a plantearse sus convicciones más arraigadas.

“Echa un vistazo y te enseñaré el futuro”
Oblivion lo tiene todo para ser un buen filme: una fotografía de aires postapocalípticos espectacular, obra del siempre interesante Claudio Miranda (ganador del Oscar por Life of Pi), banda sonora de M83, una decente actuación de Tom Cruise, Morgan Freeman con unas gafas futuristas, dos bellezones como son Andrea Riseborough y Olga Kurylenko, y una trama absorbente y con el giro de guión que atrapa al espectador.
Y es que además de todo eso, la película tiene un muy buen ritmo que sorprendentemente (lo digo por TRON Legacy) sabe imprimir Kosinski, unas escenas de acción muy bien trabajadas, un manejo y equilibrio casi perfecto entre romance, acción e intriga durante la primera hora de película, y hasta es entretenida durante casi todo el metraje (que no es poco)
 

“Ganamos la guerra… Y ahora tenemos que irnos”


Pero su problema, su GRAN problema es el ser una especie de trabajo de patchwork hecho con trama y ciertos detalles de grandes películas de ciencia ficción con los que un espectador amante del género puede establecer puente: el giro de guión de la gran Moon, estética de los moradores de las arenas y una especie de Estrella de la muerte pero con forma triangular de Star Wars, el punto de partida de la serie de televisión Battlestar Galactica, la aparición de un edificio icónico del planeta tierra devastado como en Planet of the Apes, la civilización de humanos en el mundo real de Matrix, robots muy parecidos a EVA en Wall-E
Si el espectador es novato en el género, disfrutará forzosamente de lo visto en pantalla. Y sino también, pero le encontrará, como yo, pegas constantes.
Lo mejor:el apartado visual y técnico de la película.
Lo peor:la trama llena de plagios/referencias/parodias no produce innovación alguna en el género, y el epílogo más que sobrante.

RETROSPECTIVA Hermanos Coen: ‘No Country for Old Men’

Para hablar de No Country for Old Men, hace falta recordar que este filme le arrebató a There will be blood el Oscar a Mejor Película en 2007, amén de ganar 3 premios Oscar más. Después de Ladykillers y Intolerable Cruelty, los grandes fans de los hermanos Coen esperaban que con No Country for Old Men (adaptación del libro homónimo de Cormac McCarthy) volviera el cine negro bañado por una inconfundible mezcla de géneros (tintes de comedia negra, thriller, acción) ya característica de los genios de Minnesota.
En 1980 en la frontera de Texas con México, cerca de río Grande, Llewelyn Moss (Brolin) un cazador de antílopes, descubre a unos hombres acribillados a balazos, un cargamento de heroína y un maletín con más de dos millones de dólares en efectivo.
Estamos ante la película más puramente de autor de los hermanos Coen. La definición de los personajes se produce más por sus actos que por sus palabras, reposando así el gran peso de la película sobre la actuación de tres impresionantes pilares: Josh Brolin, Javier Bardem, y Tommy Lee Jones. Brolin fue rescatado de las entrañas del cine de serie B, Lee Jones mostró que aún queda brillantez en su sosa trayectoria actoral, y Bardem libera una exultante luz propia en su cuarta participación en un filme americano (completando un papel con el que consiguió el Oscar a mejor actor de reparto).

“What business is it of yours where I’m from… friendo?
En el primer extremo de estos tres pilares, o más bien en los personajes que hay detrás, encontramos a Llewelyn Moss (Brolin), un personaje que es moralmente ambiguo en sus primeras apariciones, pero que a medida que avanza la trama consigue que el espectador sienta empatía por él, a causa de su voluntad por escapar de un destino fatal. Muy al fondo de su ser, él percibe el final que se acerca: desde el momento en que roba el maletín a los mexicanos, se convierte en su propio verdugo, por ambición, o por quererle dar una mejor vida a su amada Clara Jean. Al final de la cuerda, el asesino del aire a presión, Anton Chigurh: la reencarnación del mal elevada al máximo exponente, un personaje que deja a su paso un rastro incontable de cadáveres y diálogos surrealistas mediante la intromisión del azar en vida y muerte de sus víctimas (un azar que se vuelve finalmente en su contra), que vive en la máxima serenidad, ajeno al daño que causa. Chigurh se rige por unos estrictos principios: terminar su trabajo a toda costa, pasando por encima de quién sea necesario, dando así sentido a su vida. Por tanto, el choque entre los dos personajes es harto inevitable. La actuación de Bardem (que no me canso de alabar) deja sin palabras y hiela la sangre con su mera sonrisa o sus simples miradas. Increíblemente justo el Oscar recibido.

“Your mother’s dead, Llewelyn…” “Well, then I’ll tell her myself”
Y en medio de estos dos, el sheriff Ed Tom Bell (Lee Jones), que representa a un espectador externo a la masacre y el vórtice de violencia que se arma en torno a los otros dos personajes. Es un narrador, pero también es un hombre viejo, abatido y cansado de intentar comprender a una juventud criada en medio de la violencia y las guerras (dice “mi padre no llevaba arma” y mientras Brolin carga dos con él), por lo cual es comprensible que se mantenga lo más al margen posible de la trama principal. Como reza el acertado título de la película, éste no es un país para viejos: los Coenya han reflexionado sobre el aumento de violencia en Estados Unidos, y además hablan sobre el proceso de relevo por parte de las generaciones venideras.
Los increíbles paisajes naturales del sur de Texas también parece que cobren vida en esta obra de los Coen, en parte gracias a la belleza natural del paraje, pero sobre todo por la excelente fotografía de nuestro ya conocido Roger Deakins: la desolación del desierto es el contrapunto idóneo a la belleza que transmite el panorama, y a la vez es el marco perfecto para el desarrollo de una historia dura y apabullante sobre la creciente violencia y la veneración a la guerra, pero en cierto modo, esperanzadora para el futuro del país.
Lo mejor:la escena de la gasolinera, y la que transcurre en el hotel, y, sobra decirlo, la interpretación de Bardem.
Lo peor:es un clásico instantáneo (otro de los Coen), pero no para todos los públicos debido a esa estructura de “falso thriller” que esconde (pequeña reminiscencia de Hitchcock) bajo su duro y profundo mensaje.

Título: No Country for Old Men (No es país para viejos)
Director: Joel Coen, Ethan Coen
Guión: Joel Coen, Ethan Coen (novela original de Cormac McCarthy)
Fotografía: Roger Deakins
Año: 2007
Duración: 122 min.
País: Estados Unidos
Productora: Miramax Films / Paramount Vantage / Scott Rudin Productions

Reparto: Josh Brolin, Tommy Lee Jones, Javier Bardem, Kelly Macdonald, Woody Harrelson, Stephen Root, Garret Dillahunt, Tess Harper, Barry Corbin, Rodger Boyce, Beth Grant