‘Patético intento de retratar la Segunda Guerra Mundial’, de George Clooney

Título: The Monuments Men
Director: George Clooney
Guión: George Clooney y Grant Heslov (basado en la novela de Robert Edsel)
Fotografía: Phedon Papamichael
Año: 2014
Duración: 118 min.
País: Estados Unidos
Productora: 20th Century Fox / Columbia Pictures / Smoke House / Studio Babelsberg
Reparto: George Clooney, Matt Damon, Bill Murray, John Goodman, Cate Blanchett, Bob Balaban, Jean Dujardin, Hugh Bonneville, Dimitri Leonidas, Justus von Dhnányi, Zahary Baharov, Serge Hazanavicius, Grant Heslov, Alexandre Desplat, Lee Asquith-Coe, Nick Clooney
Crítica de @PaulPorcoRosso
Con múltiplos retrasos durante su producción, Monuments Men, prevista para estrenarse a finales de 2013, no llegó al gran público hasta que se presentó (fuera de concurso) en el Festival de Cine de Berlín. Durante la Segunda Guerra Mundial, un grupo de valientes expertos en arte (algo así como los Indiana Jones de la realidad) son reclutados para salvar la mayor cantidad de obras de las manos de Hitler, que las está robando de museos y casas particulares para construir el Museo del Reich en su ciudad natal. El grupo, liderado por Frank Stokes (Clooney), viajará por toda Europa durante los últimos años de guerra.
El sermón pseudo-moralista y pro-yanqui de Clooneyy Heslov en la película es irritante. Para él, Clooney se ha guardado el personaje con más discursos épicos de la historia del cine, suelta tres o cuatro speeches sobre el valor de la misión, el valor del arte, y el sentido de la guerra. Además, al tratarse de una película coral, dónde no hay un protagonista claro (como es el caso de Monuments Men), los personajes están desdibujados y no se consigue la empatía que hace que el espectador entre de pleno en la película. Así, con un guión malo, los actores no pueden más que recitar sus líneas. Cate Blanchettparece que no sea la misma actriz deliciosa que, en Blue Jasmine (película rodada el mismo año, cuya crítica podéis encontrar aquí) maravilló con su magnífica actuación. El resto de la banda, Damon, Murray, Goodman, Bonneville, Balaban, no hacen más que estar ahí y recitar los aburridos diálogos vacíos de contenido que los guionistas han escrito para ellos. Como ya dijo en su momento el maestro Kurosawa, “con un buen guión, un buen director puede producir una obra maestra; con el mismo, uno mediocre puede hacer una película encomiable. Pero con un mal guión, incluso un buen director es incapaz de realizar una buena“.
Clooney y sus amigos han hecho de una historia que, tratada por Spielberg, Tarantino o incluso Wes Anderson, podría haber sido un bombazo, una película más que justa, aburrida, plana y lineal, y que falla en sus facetas tanto cómicas como dramáticas. Un drama bélico sin apenas guerra, sin acción, con diálogos muy simplones. Una aventura sin tensión ni sorpresa, sin duda la peor película del Clooney-director. Eso sí, él se luce.
Lo mejor: la, como siempre, deliciosa banda sonora de Alexandre Desplat, y el diseño de producción.

Lo peor: que se desaproveche una historia tan interesante pese a la multitud de recursos de los que dispone el Sr. Clooney. Y el cameo de su padre.
Anuncios

RETROSPECTIVA Hermanos Coen: ‘True Grit’

Desde ‘No Country For Old Men’ (2007), los hermanos Coen no han hecho nada más que obras maestras, con películas tan diferentes entre sí como la hilarante ‘Burn After Reading’ (2008) o la peculiar ‘A Serious Man’ (2009). Hoy analizamos ‘Valor de Ley’ (2010), una adaptación de la novela de Charles Portis que ya fue adaptada por Henry Hathaway en 1969 y con John Wayne como protagonista, mientras esperamos la nueva película de los Coen, ‘Inside Llewyn Davis’ (2013), que ya ha ganado varios premios en los distintos festivales por los que ha pasado.
Mattie Ross busca que se haga justicia con el asesino de su padre, Tom Chaney, que huyó para librarse de la horca. Las autoridades, sin embargo, no están muy dispuestas a darle caza, por lo que Mattie Ross tendrá que contratar los servicios del impacable Rooster Cogburn para llevarlo a Chaney delante de un tribunal que lo condene a la horca.
La película no empieza con un ritmo desenfrenado, y ya desde el inicio aparece la protagonista de esta historia, Mattie Ross, interpretada de forma asombrosa por Hailee Steinfeld, quién ganó varios premios por su papel en este filme. Mattie Ross, pese a tener solo 14 años, es un personaje con carácter, que no le tiembla el pulso a la hora de tratar con pistoleros o de negociar con comerciantes. También es justo destacar la genial interpretación de Jeff Bridges, que vuelve a colaborar con los hermanos Coen después de la brillante ‘The Big Lebowski’ (1999), en la que nos dejó una gran interpretación de un personaje inolvidable para la historia del cine, ‘The Dude’.  Por el contrario, Matt Damon está correcto sin más, y Josh Brolin (que también repite con los Coen tras ‘No Country For Old Men’) cumple, aunque su papel es menos importante de lo que se puede esperar. 
No es ‘The Dude’, es Jeff Bridges haciendo de Rooster Cogburn 

El tono de ‘True Grit’ no es ni tan despreocupado como la simpática ‘O Brother, Where Art Thou?’ (2000) ni tan sombría como la oscarizada ‘No Country For Old Men’), está en un término medio y hay lugar para la risa -aunque tampoco a carcajadas- pero también para la seriedad que requiere la gravedad de ciertas situaciones de la película. Es una gran aventura, con un falso clímax que rompe la previsibilidad de la trama, con algunos momentos de ese humor negro tan característico de los Coen
Personalmente, cierta aparición prácticamente milagrosa con música épica me chirría un poco, no es propio de los Coen y no es nada creíble. También es cierto que si tuviésemos que medir la calidad de una película -y sobretodo, de un western- por su verosimilitud, entonces tendríamos que decir que la gran ‘Stagecoach’ (John Ford, 1939) es una película horrible, porque es totalmente inverosímil que en cierta persecución, a los indios no se les ocurriese disparar a los caballos para dar caza a la diligencia. Además, aunque como concepto el final es muy bueno, creo que no hacía falta (SPOILER, SPOILER, HUYAN, HUYAN, HUYAN INMEDIATAMENTE DE AQUÍ) mostrar en pantalla que los años habían pasado con una actriz adulta del personaje de Mattie Ross, era totalmente injusto e innecesario y se podría haber expresado lo mismo con una voz en off, ya que, al menos para mi,  su aparición rompía todos los esquemas y no podía ser otra actriz la que interpretara al personaje de Mattie Ross, porque Mattie Ross es Hailee Steinfeld.

A pesar de estos pequeños detalles, hay que decirlo, ‘True Grit’ es otra gran película de esos maestros que son Joel y Ethan Coen (y ya van…), con las dosis justas de humor, seriedad y aventura. Unas brillantes interpretaciones, una gran fotografía del siempre eficiente Roger Deakins (habitual de los Coen), unos paisajes de gran belleza y una historia potente que atrapa son los ingredientes que hacen de ‘True Grit’ una película que no te puedes perder si te gusta el cine de calidad.


Título: ‘True Grit’ (Valor de Ley)
Director: Joel Coen, Ethan Coen
Guión: Joel Coen, Ethan Coen (Novela: Charles Portis)
Fotografía: Roger Deakins
Año: 2010
Duración: 110  min.
País: Estados Unidos
Productora: Paramount Pictures / Skydance Productions / Scott Rudin Productions
Reparto: Jeff Bridges, Hailee Steinfeld, Matt Damon, Josh Brolin, Barry Pepper, Paul Rae, Ed Corbin, Domhnall Gleeson