NO ESTRENOS: ‘Extraterrestre’, de Nacho Vigalondo

[[Crítica de @PauGarcia179]]

Con un puñado de cortometrajes (con el famoso ‘7:35 de la madrugada nominado a los Óscar) y un notable largometraje (‘Los cronocrímenes’), Nacho Vigalondo volvía al formato largo con ‘Extraterrestre’, una comedia de ciencia-ficción protagonizada por Julián Villagrán y Michelle Jenner. Nos encontramos, probablemente, ante la peor película de Vigalondo, lo cuál no quiere decir que sea un filme prescindible, pero sí es cierto que está lejos de mantener el nivel mostrado en ‘Los cronocrímenes’. El filme, por cierto, estuvo en la selección oficial del Festival de Toronto, así que tampoco me hagan mucho caso cuando digo que no la recomiendo.  

Julio se despierta en la cama de Julia después de una notable borrachera sin recordar nada de lo que pasó la noche anterior. La incomodidad de la situación se hace patente entre los dos personajes y cuando parece que Julio se va a ir de la casa para poner fin a esa tensión, los dos protagonistas se dan cuenta que hay un ovni en el cielo. 

Lo de Jason Reitman diciendo de Vigalondo “el Woody Allen de la ciencia-ficción” debe ser por este plano
La premisa es curiosa, el desarrollo mínimamente interesante y el filme se deja ver sin demasiado esfuerzo. Hay algunos (pocos) momentos divertidos y también aparecen Carlos Areces y Raúl Cimas para sumar comicidad al conjunto, aunque no lo consiguen del todo. No estamos, pues, ante una película desternillante. Los elementos de ciencia-ficción se utilizan como mero contexto de fondo, sin aportar nada realmente interesante a la trama. Paradójicamente, lo que mueve al espectador a seguir viendo el largometraje es precisametne esa curiosidad por los ovnis (curiosidad nunca saciada), pero el filme se centra en los pocos personajes que aparecen en el film. Esto no tiene por qué ser negativo, al contrario, pero sucede que las interpretaciones no pasan de aceptables y los momentos divertidos no hacen gracia (al menos yo me encontré incapaz de reírme), de modo que algunos de los hechos ocurridos supuestamente graciosos se tornan únicamente inverosímiles, sin lugar para la risa. Así, mientras el espectador puede estar más atraído por la historia de fondo (los ovnis que aparecen en el cielo), el filme se centra en una historia romántica que ni nos creemos ni, sintiéndolo mucho, nos importa en ningún momento

Como decía al principio, la película tiene elementos interesantes; está lejos de ser un absoluto desastre, pero no hay que esperar algo como ‘Los cronocrímenes’, porque no tiene nada que ver con la presente película. El filme está cuidado visualmente, los movimientos de cámara son elegantes y se nota que el director ha desactivado el piloto automático y se ha detenido a pensar mínimamente el aspecto visual de la película; el cineasta sabe hacer una buena planificación, como después confirmaría en ‘Open Windows’. Los efectos especiales, aunque escasos, no desentonan y Vigalondo tiene el acierto de no confundir lo verosímil con lo espectacular, lo cuál se agradece. Además, el cineasta no alarga demasiado el metraje, algo que casi siempre va en favor de todo film.

‘Extraterrestre’ es algo así como una ‘Monsters’ española con menos presupuesto pero en clave comedia (fallida) y menos poética y romántica que el filme dirigido por Gareth Edwards. Una historia romántica con unos extraterrestres de fondo (que no aparecen en el film, por si alguien esperaba lo contrario) que se puede ver sin estrujarse el cerebro pero cuyo desarrollo dramático es torpe, poco creïble y por momento bastante imbécil sin llegar a ser gracioso. No se llega a empatizar con los personajes por las limitadas actuaciones (sin llegar a ser bochornosas) y por lo arbitrario de sus acciones y decisiones. La película es menos friki (y peor) que ‘Los cronocrímenes’ y también menos entretenida (y peor) que ‘Open Windows’, pero tanto por algunos atisbos de talento en esta citna como en lo demostrado en su siguiente largometraje, aun podemos tener fe en que Nacho Vigalondo continúe haciendo buenas películas.

¿Quién mató a Bambi? o… ¿Qué … acaba de pasar?

Título: ¿Quién mató a Bambi?
Director: Santi Amodeo
Guión: Santi Amodeo
Fotografía: Alex Catalán
Año: 2013
Duración: 89 min
País: España
Productora: Rodar y Rodar Cine y Televisión
Reparto: Quim Gutiérrez, Ernesto Alterio, Julián Villagrán, Enrico Vecchi, Clara Lago, Úrsula Corberó, Joaquín Núñez, Carmina Barrios, Belén Ponce de León, Manolo Solo


Santi Amodeo debutó en el largometraje con la comedia ‘El efecto Pilgrim’ (2003) junto con otro de los cineastas con más proyección del cine español, Alberto Rodríguez, que en 2012 dirigió la magnífica ‘Grupo 7’. Después de dos películas dramáticas, Amodeo vuelve a la comedia con ‘¿Quién mató a Bambi?’
Lo mejor para ver esta película (para todas las películas, quizás) es evitar leer una sinopsis detallada y evitar también el visionado de un trailer que destripe los momentos más divertidos, así que me limitaré a decir que en ‘¿Quién mató a Bambi?’ todo empieza con una reunión entre un empleado (Quim Gutiérrez) y el jefe de éste, que también es su suegro. La reunión acaba, incomprensiblemente, con un secuestro. Y ya no digo más. 
Viendo el cartel y el reparto, ya tenía sensaciones positivas para este film, aunque tengo que reconocer que las risas tardan en aparecer. Sin embargo, si se tiene un poco de paciencia, conforme vayan pasando los minutos, el disparate que Amodeo nos ofrece nos hará reír sonoramente como hacía tiempo que no reíamos en una sala de cine. 
Algunos espectadores quisquillosos se quejarán de la falta de credibilidad de las casualidades y equivocaciones de los protagonistas, pero si obviamos este detalle y nos adentramos en esta loca comedia, esa supuesta fragilidad de las coincidencias nos importará más bien poco, porque incluso al acabar la película estaremos rememorando una y otra vez escenas del filme que nos han hecho reír a carcajadas. Esta falta de credibilidad, incluso, está verbalizada por uno de los personajes, que en un momento del filme expresa lo que todos los espectadores estábamos pensando: ¿Qué acaba de pasar?

Las actuaciones de los actores y actrices son muy buenas, sobretodo las de Quim Gutiérrez y Ernesto Alterio, que parece haber nacido para dar vida a su personaje, aunque los otros miembros del reparto no se quedan atrás, con buenas interpretaciones de casi todos los actores y actrices a excepción, quizás, de Clara Lago, que no resulta del todo convincente. 
El filme está muy bien dirigido por Santi Amodeo -quién también ejerce de guionista- con dos magistrales planos-secuencia que demuestran tanto la destreza en la realización de Amodeo como la gran labor de planificación del equipo técnico que está detrás del filme. Además, hay  varias escenas de acción que  no desentonarían en una producción norteamericana.


Lo único negativo que se puede achacar a ‘¿Quién mató a Bambi?’ es la aparición de Andrés Iniesta, que aunque puede hacer cierta gracia (aunque la escena no sea especialmente ingeniosa), no viene a cuento de nada. Pese a este pequeño inconveniente, que se puede llegar a tolerar, no encuentro más fallos significativos que hagan disminuir la calidad del filme. 

También es justo destacar esos personajes secundarios que van apareciendo a lo largo de la película (el bizco, el abogado, la criada) que parecen no tener mucha importancia en la trama principal pero que suman puntos a favor en esta alocada comedia.

‘¿Quién mato a Bambi?’ es, pues, una desternillante película con aire americano un tanto violenta (pero no sangrienta como fuera ‘Turistas’), una propuesta original, novedosa y enérgica que pocas veces hemos visto en el cine español y que reúne un puñado de personajes y escenas memorables. Sin embargo, la comedia -como el arte, como el cine- es subjetiva, pero si te gustó el tipo de humor de ‘Burn After Reading’ (hermanos Coen, 2008), probablemente te encantará esta película.

Lo mejor:  los personajes, la interpretación de Ernesto Alterio,  el plano-secuencia final y el humor que desprende toda la película
Lo peor: la aparición de Iniesta