NO ESTRENOS: ‘The Darjeeling Limited’, un Wes Anderson no tan brillante

[[Crítica de @PauGarcia179]]
Wes Anderson es bastante raro. Acercarse a una de sus películas puede ser arriesgado si uno no sabe lo que va a ver. Incluso ‘The Grand Hotel Budapest’, probablemente su película más divertida, genera división entre los espectadores. Están los que se ríen a carcajadas, y los que se sorprenden de la sincera diversión que unos pocos disfrutan. Las situaciones y personajes marcianos del universo de Wes Anderson solo son tolerados por unos pocos espectadores, y en lo referente a la estética de sus películas, hay quienes la admiran, quienes la odian y quienes (lo más sorprendente), la contemplan con indiferencia. Pues bien, para aquellos espectadores que quieran adentrarse al mundo de Wes Anderson, les diría que ‘The Darjeeling Limited’ no es la mejor opción para empezar.
Francis (Owen Wilson), Peter (Adrien Brody) y Jack (Jason Schwartzman) son tres hermanos que llevan un año (des de la muerte de su padre) sin hablarse. El hermano mayor, sobreprotector en extremo, organiza un viaje espiritual a la Índia para que los tres se conozcan mejor entre ellos y a sí mismos. Con este argumento sería fácil pensar en una de esas películas tópicas supuestamente reveladoras pero de una superficialidad inadmisible, con viaje a la India incluido. Pero como decía al principio, este film es obra del incomparable (para bien o para mal) Wes Anderson y difícilmente asistiremos a algo convencional. 
La primera escena es engañosamente buena, vemos a Peter (Adrien Brody) corriendo para subir a un tren superando a Bill Murray, que se queda en el camino. Lamentablemente, el actor, habitual de Wes Anderson, no tiene ni una línea de diálogo en toda la película y el resultado final del film, según el que esto escribe, no acaba de ser lo brillante que el principio prometíaPara los que vayan a ver la película pensando que es una comedia, ya les advierto que es más bien un drama, si tenemos en cuenta la escasez de momentos cómicos (ojalá me hubieran dicho lo mismo a mí al ver ‘The Royal Tenenbaums’). Sin embargo, lo estrambótico de sus personajes -una constante en el cine del realizador tejano- hace más llevadero el filme, aunque no está repleto de tantas situaciones absurdas como las que poblaban otras cintas del director de ‘The Gran Hotel Budapest’. 

A favor de la película hay que destacar, aunque a estas alturas resulte obvio decirlo en un film de Wes Anderson, la excelsa estética que vuelve a envolvernos con esos decorados (imposible no resaltar el tren) y esos colores. A pesar de que el director continúa utilizando las geniales panorámicas a que nos tiene acostumbrados, los característicos travellings laterales recorriendo –horizontal o verticalmente- las estancias del Belafonte o las habitaciones de El Gran Hotel Budapest esta vez se ven limitados por una obvia razón: el tren con el que viajan los tres hermanos hace prácticamente imposible la utilización de uno de sus más estimables movimientos de cámara. No obstante, su estilo sigue enamorando y es necesario valorar la labor de todo el equipo por la dificultad de rodar en un tren en marcha, decisión más que discutible tomada por el director. 
Aunque el director se sobrepone a los clichés sobre los viajes espirituales a la India, el drama no consigue emocionar del todo al espectador -a pesar de las buenas interpretaciones-, y cuando, de nuevo en el tren Darjeeling Limited, aparecen los títulos de crédito, no podemos evitar sentir cierta extrañeza debido a lo abrupto del final y a lo incompleto del film en general. El viaje puede ser simpático, curioso, disfrutable y agradable, pero el final, al menos para el que esto escribe, no acaba de ser todo lo satisfactorio que debería. ‘The Darjeeling Limited’ no es, afortunadamente, una de esas road movies de viaje espiritual, es otra interesante película de un director diferente y original. Lamentablemente, el guión, coescrito entre el propio director, Roman Coppola y el también actor Jason Schwartzman (otro de la familia Coppola) no tiene la brillantez que sí tenía en otras ocasiones, como en la reciente ‘The Grand Hotel Budapest’ o en la también recomendable ‘Life Aquatic’.
Lo mejor: la estética, las panorámicas, personajes y actuaciones
Lo peor: el guión no está a la altura de otras películas del director


Título: The Darjeeling Limited
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson, Roman Coppola, Jason Schwartzman
Fotografía: Robert D. Yeoman
Año: 2007
Duración: 91 min.
País: Estados Unidos
Productora: Fox Searchlight Pictures / Collage / American Empirical Pictures / Dune Entertainment / Cine Mosaic / Indian Paintbrush / Scott Rudin Productions
Reparto: Owen Wilson, Adrien Brody, Jason Schwartzman, Anjelica Huston, Bill Murray, Amara Karan, Camilla Rutherford, Irrfan Khan
Anuncios

LUNES DE RECOMENDACIONES: ‘The Village’ o ‘Porqué a mi aún me gusta Shyamalan y hay gente a la que no’

[[Crítica de @PaulPorcoRosso]]
En el año 2004, el público cinéfilo se acercó al cine más próximo porque habían sacado “la nueva del director del Sexto Sentido”, después de ver un tráiler que prometía la vuelta del terror clásico a las salas de cine. Yo mismo (poco fan del cine terror por aquel entonces) esperé muchos años para verla, pensando que The Village se trataba de una película de terror. Pero no, The Village(cuyo título en español ‘El Bosque‘ cambia totalmente el sentido que le quiere dar Shyamalan) es una película social, una reflexión intelectual sobre el uso del miedo y el terror para condicionar patrones de conducta y controlar a las masas. Lo importante no es lo que vaga por el bosque (sea lo que sea) sino lo que se cuece en el corazón del pueblo, cómo la mente al cargo de gestionar la pequeña comunidad trata de cortar toda libertad individual con miedo, dolor, castigo, pérdida y, como siempre, con educación conducida. Cual dictadura despótica, pero escondida tras el velo del Mago de Oz.
Eso, sin duda, enfurruñó a muchos aficionados que esperando un tornado de sustos y sobresaltos con monstruos salidos de otro planeta, se encontraron con otro de los giros de guión a los que el indio-americano nos tiene tan acostumbrados, pero que a sus fans siguen sorprendiéndonos para bien. La película llega a recordarme (muy vagamente) a Canino de Giorgios Lanthimos, en el sentido de que una excesiva sobreprotección acaba por acabar con la libertad de los protegidos, y el uso de manipulación y engaño continuado para un bien mayor acaba por ser injustificado y desmesurado. Cómo una pequeña mentira se les fue de las manos y acabó por ser la base de una sociedad aparentemente perfecta.

The Village está bellamente dirigida, consiguiendo crear un sentimiento de tensión e intriga envidiables y casi constantes, amén de desatarse en los momentos de profundidad dramática que tan bien se le dan a Shyamalan. Para ayudar a la empresa, cuenta con actuaciones magníficas de un reparto donde no hay nombres desconocidos (a destacar Joaquin Phoenixy Bryce Dallas Howard), la excelentísima banda sonora de James Newton Howard: cuando la película pierde el rastro de diálogos intimistas y pausados (casi susurrándose al oído) y se queda muda, las melodías a golpe de violín impulsan la acción por ellas solas, al igual que una bellísima fotografía (obra de Roger Deakins, de quién sino) que tira de simbolismos coloristas con perfección manifiesta.
A mi aún me gusta Shyamalan. Pese a Airbender, pese a la justa After Earth, pese a la floja La joven del Agua y a la ridícula El Incidente. Yo aún creo que el genio que escribió y dirigió esta película está escondido en algún lugar dentro de Shyamalan. Yo sigo creyendo que es un contador de cuentos profesional. Que aún puede sorprender al público una vez más, que puede volver a rodar obras-casi-maestras como con las que empezó sus andadas en el mundo del cine. Que Labor of Love y Sundowning le retornarán la confianza del espectador que, sin duda alguna, aún merece.
Lo mejor: dirección, actuaciones, guión, fotografía.
Lo peor: que esta sea (por el momento) la última gran película de Shyamalan.

Título: The Village
Director: M. Night Shyamalan
Guión: M. Night Shyamalan
Fotografía: Roger Deakins
Año: 2004
Duración: 108 min.
País: Estados Unidos
Productora: Touchstone Pictures / Blinding Edge Pictures / Scott Rudin Productions
Reparto: Joaquin Phoenix, Bryce Dallas Howard, William Hurt, Sigourney Weaver, Adrien Brody, Judy Greer, Brendan Gleeson, Michael Pitt, Cherry Jones, Jayne Atkinson, Celia Weston

De vuelta al universo de Wes Anderson

Título: The Grand Hotel Budapest

Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson y Hugo Guinness
Fotografía: Robert D. Yeoman
Año: 2014
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Productora: FoxSearchlight / Scott Rudin Productions / American Paintbrush
Reparto: Ralph Fiennes, Tony Revolori, Saoirse Ronan, Edward Norton, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Jude Law, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Mathieu Amalric, Jason Schwartzman, Tom Wilkinson, Larry Pine, Bill Murray, Owen Wilson, Léa Seydoux, Giselda Volodi, Bob Balaban, Florian Lukas, Karl Markovics, Volker Michalowski, Fisher Stevens, Wallace Wolodarsky, Waris Ahluwalia

‘The Grand Budapest Hotel’ es el nuevo trabajo de Wes Anderson, premiado en en el Festival de Berlín con el Gran Premio del Jurado, y según el que esto escribe, a falta de ver ‘Rushmore’, ‘Fantastic Mr. Fox’ y ‘The Darjeeling Limited’, la mejor película del cineasta norteamericano junto con ‘Life Aquatic’
Durante el período de entreguerras, en la Europa oriental hay uno de los hoteles más famosos, el Gran Hotel Budapest, situado en la ficticia República de Zubrowka. Gustave H. es el conserje del hotel y vivirá mil peripecias junto con Zero Moustafa, empleado del hotel, después de robar un cuadro renacentista. 

Wes Anderson es uno de los directores con un estilo visual más característico y apabullante, vistoso y colorido, un auténtico regalo para la vista, disfrutable incluso más allá de la historia que nos cuenta, que en el caso de las películas del cineasta texano no acaba siendo tan importante. Su anterior película, ‘Moonrise Kingdom’, no es tan divertida como ‘Life Aquatic’ o la película que hoy presentamos, pero solo por el apartado visual ya vale la pena verla. Además, su particular estilo de dirección (en cuánto a movimientos de cámaras) también fascina: panorámicas y travelling que exploran el magnífico universo creado por el director gracias a su desbordante imaginación y creatividad.

Las películas de este curioso cineasta tienen un humor y unos personajes peculiares, que no serán del gusto de todos. Así, por ejemplo, cuando vi ‘The Royal Tenenbaums’ habiendo visto solo su ópera prima, la divertida ‘Bottle Rocket’, no conseguí entender ni sus personajes ni el particular sentido del humor. Sin embargo, creo que la película protagonizada por Ralph Fiennes es una de las más divertidas del cineasta y que puede llegar más fácilmente al gran público, pero hay que mentalizarse para acceptar un sentido del humor poco convencional. Ralph Fiennes, por cierto, se come la pantalla, divierte y convence como el gran Gustave. Aparte del debutante Tony Revolori (que también resulta muy divertido) el resto de actores forman un espectacular reparto dirigidos por un Wes Anderson que no le tiembla el puso a la hora de dar papeles poco importantes a grandes estrellas de la interpretación, que se tragan su ego con tal de poder trabajar a las órdenes de Anderson

‘The Grand Hotel Budapest’ es una película simpática y divertida, con unas grandes interpretaciones de un reparto estelar; es una historia con un gran ritmo que avanza siguiendo las aventuras de Gustave y Zero Moustafa. Tiene giros totalmente inesperadas que sorprenden a los espectadores, que se aferran a su sillón para seguir riéndose con ese peculiar sentido del humor mientras disfrutan de ese magnífico estilo visual creado por Wes Anderson.

Lo mejor: El estilo visual, el estelar reparto, el humor, Ralph Fiennes
Lo peor:  El final que intenta darle un toque dramático para conseguir esa melancolía del personaje de F. Murray Abraham.

Fiesta del Cine 2014 #3 – El apogeo cómico del Wes Anderson más puro

Título: The Grand Hotel Budapest
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson y Hugo Guinness
Fotografía: Robert D. Yeoman
Año: 2014
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Productora: FoxSearchlight / Scott Rudin Productions / American Paintbrush
Reparto: Ralph Fiennes, Tony Revolori, Saoirse Ronan, Edward Norton, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Jude Law, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Mathieu Amalric, Jason Schwartzman, Tom Wilkinson, Larry Pine, Bill Murray, Owen Wilson, Léa Seydoux, Giselda Volodi, Bob Balaban, Florian Lukas, Karl Markovics, Volker Michalowski, Fisher Stevens, Wallace Wolodarsky, Waris Ahluwalia
El Universo Andersoniano, en el que Jauqes Cousteau tiene la cara de Bill Murray y tres hermanos de diferente apellido (Schwartzman, Brody y Wilson) van en busca de su madre y se encuentran con un tigre peligroso, abre otra vez sus puertas al público del cine independiente americano. Amado por la crítica, y aceptado por sus últimas películas por el público espectador de un mundo que no comprende pero ansía comprender, estrenó el pasado 21 de marzo The Grand Hotel Budapest.
Una mujer sin nombre entra en el cementerio abandonado de una ciudad europea. En él, el busto de un hombre mayor luce brillante y visitado. La mujer rebusca en sus bolsillos y deposita la llave de una habitación de hotel en el busto. Es el busto del escritor de The Grand Hotel Budapest, la historia de Monsieur Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje del famoso Hotel que da nombre al libro. En el periodo entre guerras, entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado que convierte en su protegido. Tras la repentina muerte de una antigua huésped del Gran Budapest, M. Gustave y Zero se verán envueltos en una divertida espiral de crímenes y el robo de una pintura renacentista de valor incalculable.
Bill, te necesitan en el Gran Hotel Budapest.
Así, Monsieur Gustave H. y Zero Moustafa son Tintín y el Capitán Haddock o Mortadelo y Filemón a la Anderson. Increíble pareja cómica, buenos investigadores dispuestos a vivir la aventura de sus vidas, pero aún mejores profesionales al servicio del personal del Gran Budapest.
The Grand Hotel Budapest es, amén de una divertidísima comedia enmarcada en los años treinta y por lo tanto una visión wesandersoniana de la historia reciente de Europa, por momentos una película de aventuras y por momentos un thriller de intriga. Esta frase resume por completo el “porqué” todo el mundo debería ver este filme. Y es que, además, las interpretaciones son magníficas. Ralph Fiennes se desata y muestra todas sus virtudes humorísticas, Goldblum, Schwartzman, Brody, Wilson, Murray y Dafoe repiten con Andersony lo hacen con nota. Incluso los que vemos poco tiempo, como Jude Law o Mathieu Amalric (visto el año pasado en el último filme de Polanski) conmueven y divierten.  
Pequeña muestra de la bellísima composición de espacios de Anderson.
Igual el romance no está perfectamente desarrollado. Igual olvida el drama que hace grandes las producciones del tito Wes. Igual la empatía que consiguen generar sus personajes no es tan grande como sí lo es en Life Aquatic, o en Darjeling Limited, o incluso en la (personalmente) no tan buena Monrise KingdomPero la siempre sobresaliente ambientación, imaginación desbordante, chispa en los diálogos, y precisa colocación de objetos en todos los escenarios, aderezados con el estilo personal y totalmente intransferible del señor Anderson, una suerte de serie B con la clase de la mejor fotografía, hace que el espectador se abstraiga y se fascine con el filme. The Grand Hotel Budapest es la imaginación de un niño grande plasmada en una pantalla del cine.
Lo mejor: el diseño de producción, movimientos de cámara marca de la casa, las interpretaciones de todos y cada uno de los actores, y la chispa humorística de unos diálogos perfectamente estudiados (me parece su película más divertida, sin dudarlo).
Lo peor: al dar tanta prioridad a la comedia, no traba de la mejor forma posible el romance de Saoirse Ronan con Tony Revolori, y olvida la magnífica combinación de drama y comedia que hace grandes a sus otras obras. Aún con esas, no dudo que The Grand Hotel Budapest será una de las mejores películas que veremos este 2014.