Crónica del Festival de Sitges – DÍA 8

[[Crónica de @marckwire21]]
Penúltimo día cubriendo la matinal de Auditori, y hoy si ya puedo decir que el sueño y cansancio vienen conmigo agarrados a la espalda, la velocidad al caminar ha bajado sustancialmente y cuesta el tirarse a la calle tan temprano para sentarse a ver 4 películas seguidas, algunos dirán que es una tontería quejarse por algo así, pero cuando quieres dar lo mejor de ti mismo y prestarle toda la atención a esos 4 films el no poder es muy frustrante y más si eres exigente contigo mismo como es mi caso. Estoy en el andén, esperando el tren en el que viene @JohnPrskalo para ir juntos a la primera proyección. De camino a la estación he podido meterme entre pecho y espalda un bocadillo de tortilla de patata. Ahora dudo si tendré más sueño tras la toma de café y el postrarme de espalda en la butaca o si por el contrario conseguiré ir mas despierto. Sea como fuere, queda hoy y mañana, aunque mañana es mas “último día de curso” para mi, tranquilidad y 2 de los 4 films son clásicos, pero hoy a las 8:15h, el segundo día que más se madruga en Auditori. Realmente no me importa la hora, me parece bien cualquiera, lo que no puedo es con el poco descanso entre película y película, ni 10 minutos para respirar.

IT Follows: nuevas ideas

La segunda película del director americano David Robert Mitchell tras ‘The myth of the american sleepover‘ es un thriller con alma de slasher. Su potente y precisa banda sonora compuesta por Disasterpeace nos induce durante todo el metraje a trasladarnos a los años 80, donde Jason, Freddy o Michael aterrorizaban a toda una generación. En su dirección vemos el mismo estilo particular que Mitchell ya aplicó en su anterior producción mostrando la pubertad y un muy cercano día a día del estilo de vida americano fusionado con el modelo indie tipo ‘Donnie Darko‘, ‘Bellflower‘ o la mostrada en esta edición del festivalJamie Marks is dead‘. Este toque diferente unido al thriller slasher ochentero consigue funcionar en todos sus aspectos hasta el final. No se extiende y no cae en la repetición evitando que el espectador acabe agotado de ver siempre lo mismo una escena tras otra. Thriller inteligente que basa todo su potencial en lo sugerente de su planteamiento base sin dedicar mucho tiempo a las preguntas del quién, cómo y porqué de lo que sucede. El suspense y la tensión es generado igualmente sin estas aclaratorias respuestas, dando espacio a un sub-tema sobre la importancia del sexo y el amor entre los jóvenes americanos, mismo tema que ya trató en su primer film. Su arranque impactante y desconcertante así como su final sutil y digno la hacen un gran thriller para una noche de palomitas. Corta, pero muy efectiva.

The Rover: Pattison callando bocas

Nuevo western apocalíptico en la matinal de Auditori tras la llamativa, ‘Young Ones‘. El director David Michôdnos nos cuenta en ‘The rover‘ la historia de unos ladrones que topan por casualidad con el coche de Eric (Guy Pearce), un tipo duro, rudo y sin escrúpulos que sobrevive a su día a día solo y sin más compañía que su propia presencia. Tras robarle el coche, Eric sale en su búsqueda encontrándose en el camino a Rey (Robert Pattinson), uno de los cómplices del robo abandonado por sus amigos tras recibir un disparo en el estómago. Film centrado prácticamente en sus dos personajes principales, la relación entre ambos y las formas de ver la vida de cada uno. Guy Pearce y sobretodo Robert Pattison llevan a un nivel colosal su papel, con unos matices dignos de mención y que atrapan al espectador en las conversaciones que mantienen entre ambos. Pattinson sorprende a base de bien, desconocido totalmente hará callar muchas de las bocas que lo venían criticando. La historia pasaría por un buen western de no ser por la relegación del mismo a un segundo plano. La fotografía no impera lo suficiente y la falta de detalles de ese mundo apocalíptico, desértico y solitario de una Australia futura llena de buscadores de oro no ayuda nada a que lo que nos cuentan nos llegue a importar lo suficiente. La banda sonora de Antony Partos juega un papel suculento al principio pero se pierde cuando se esconde el sol dejando muy huérfana una película que necesita de ella para sobre elevarse. Como western apocalíptico en esta edición 47 del festival de Sitgesme quedo con ‘Young Ones‘, ya que tiene 2 protagonistas igual de buenos, mejores personajes, mejor historia, y un futuro más detallado, más nerd y más vistoso. 

The Signal: da para una saga interesante

Antes de empezar ha llegado una nueva presentación antes de empezar pero en esta ocasión no se trataba de la película que íbamos a ver sino del corto de Jaume Barceló, ‘Dinosaurios‘. La que es la sexta presentación en una matinal de Auditori no ha sido tal ya que el corto no ha sido presentado por ninguno de los creadores, sino que simplemente se nos informó que nos los iban a pasar antes del film. Y así fue, ‘Dinosaurios‘ nos cuenta o nos intenta transmitir la idea de cómo será el futuro que nunca veremos, el futuro sin personas, donde estas se extinguen pero los lugares permanecen. Esta frase se repite varias veces durante la producción de Barceló. Todo acompañado por bellas imágenes de lugares vacíos y que antaño eran poblados de gente, un hospital psiquiátrico, una cancha de baloncesto, un monasterio, un castillo, un laboratorio, etc. Corto de agradable visionado, poco más que añadir.

The Signal‘, curioso e interesante thriller de ciencia ficción bañado en la mezcolanza de varias ideas llamativas componiendo así un mosaico de gusto fino para los nerds más fans de este género. Con actores poco conocidos y una buena dosis de efectos especiales desde la mitad del film en adelante, la historia arranca intrigante con dos hackers acudiendo al encuentro de un tercero, NOMAD, con el que “juegan” desde hace tiempo a ver quién es el mejor. El encuentro con este personaje cambiará sus vidas para siempre y probablemente las de toda la humanidad. Entre el casting novato y el bajo presupuesto que destila esta producción independiente dirigida por William Eubank se puede decir que el resultado es más que satisfactorio. Con una buena simplicidad inicial consigue mantener solo con su argumento e imágenes cerca del cliché desde el primer minuto, el grado de amistad de los 3 amigos es muy creíble, hay complicidad y eso se muestra muy bien en la pantalla. No llega a hacerse nada extensa y originalidad en ciertos momentos combina bien con esa naturalidad que Eubank explota. Laurence Fishburne es la única estrella del pequeño reparto. Sin conocer ni un solo detalle de la trama es como mejor se disfruta esta película, ahí es donde llega a sorprender porque hasta el punto que conté yo puede sonar a bazofia informática llena de tecnicismos o conspiraciones que no aportan nada nuevo al género y la verdad tampoco es que aporte mucho o nada pero, sin conocer el resto de detalles de su argumento he terminado su visionado con buenas sensaciones y con la idea de que tranquilamente puede dar para una saga interesante. Dirigida por un gran director y con los medios suficientes y sabiendo en qué punto termina el film, ¿porque no? Hay sagas con juegos de hambre, otras con laberintos, otras con niños magos, quiero decir, aquí hay tema para mas, es solo el principio. Divagaciones al margen, estamos ante una buena cinta de ciencia-ficción que si bien no te va a descubrir nada nuevo si sabe mezclar sus cartas con suficiente inteligencia como para resultar interesante.

When Animals Meet: Teen Wolf meets Let me in

Creía que eran solo los americanos los que tendían a coger una moda y exprimirla hasta su saciedad, pero no, los europeos también lo hacemos. Este híbrido o refrito vulgar de ‘Teen Wolf‘, ‘Let the Right One In‘ o ‘The company of wolves‘ cansa y agota desde su gris inicio y sus títulos de sosos títulos de crédito iniciales. Opera prima del director danés Jonas Alexander Arnby, que con este cuento/fábula pretende vendernos la misma historia con diferente color. Y no cuela señor Arnby, ya no. El estilo de ‘Let the Right One In‘ es inigualable, y su película, en 84 minutos no lo consigue, y eso que lo intenta durante toda la duración. El estilo nórdico visto en el film de Tomas Alfredson se propagó como la lepra en otros films y series como la maravillosa ‘Forbrydelsen‘ o la actual ‘Bron/Broen‘, ambas con remake americano. Ya han pasado muchos años desde que este estilo rompiera moldes en el panorama cinéfilo como para intentar sorprender con él. La cinta de Arnby no aporta nada nuevo a un género al que solo se limita a cambiar una sola cosa, vampiros por licántropos. Y no hay mas, y demos gracias, porque los 84 minutos se hacen eternos. El inicio es totalmente ‘Teen Wolf‘, con ese secreto familiar o las escenas del espejo y del baño cuando el padre quiere entrar; el resto del film es ver lo mismo que en ‘Let the Right One In‘ pero como digo cambiando unos bichos por otros, simplemente. Pesada e insulsa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s