Jersey Boys, un Eastwood menor pero perfectamente disfrutable

[[Crítica de @PauGarcia179]]
Veintiseis años después de estrenar ‘Bird’, biopic sobre el saxofonista de jazz Charlie Parker, Clint Eastwood vuelve al género musical para contar la historia de Frankie Valli y The Four Seasons. Los guionistas Rick Elice y John Logan adaptan la obra musical, la homónima ‘Jersey Boys’, a la gran pantalla, y Eastwood renuncia a contratar grandes estrellas para los papeles protagonistas. Jersey Boys cuenta el ascenso y la decadencia de Frankie Valli y The Four Seasons, la banda que en los años 60 arrasaba con hits como Big Girls Don’t Cry o Sherry, con una estructura clásica de sobras conocida por todos. Además, Eastwood no se olvida de narrar la polémica relación de Valli y el grupo con la mafia, aunque en realidad acaba teniendo una importancia secundaria en la cinta, como la propia presencia de Christopher Walken como el jefe de la mafia. 
Reconozco que mis expectativas para con la película eran más bien bajas; a pesar de tratarse de una película de un director como Clint Eastwood, la temática no me atraía lo más mínimo. Además, la música de The Four Seasons y la voz de Frankie Valli me llegaba a irritar de lo poco que me gustaba. Pero las luces de la sala se apagaron y al ver en la pantalla “Dirigido por Clint Eastwood”, me llené de buena disposición para que la cinta me gustara… y al final así ha sido. Como si fuera el Jordan Belfort en ‘The Wolf of Wall Street’ de Scorsese, Tommy Devito, el líder de la banda de puertas para afuera, empieza a explicar, dirigiéndose a cámara, la historia de The Four Seasons. Aunque este recurso invalida hasta cierto punto la inmersión del espectador para entrar en la película, la verdad es que se establece una complicidad entre los personajes y el público, pues también el resto de miembros de la banda, en un momento dado, hablan directamente a la cámara dirigiéndose a los espectadores. Este recurso funciona bien al principio, y al contrario de la película de Scorsese, que no abusaba de esta técnica, Eastwood se excede en su utilización y acaba por convertirse, según la opinión del que esto escribe, en algo cansino. 

Tommy DeVito, decía, nos explicaba la historia de su banda, pues aunque Frankie Valli lideraba el grupo cuando subían al escenario, era Tommy Devito quién manejaba los hilos. Vincent Piazza, que al parecer encandiló a Eastwood con una excelente audición, interpreta de forma notable a Devito, un personaje que parece salir directamente de la serie ‘The Soprano’. Curiosamente, Piazza apareció en algunos episodios de dicha serie y en ‘Boardwalk Empire’. Eastwood, que parece jugar a la referencialidad con películas y series de mafiosos, también incluye, en un papel poco importante, a uno de los actores de la serie protagonizada por el tristemente fallecido James Gandolfini. Muy curioso, además, que Joe Pesci aparezca como personaje con un papel de cierta importancia; un actor, recordamos, que en ‘Goodfellas’ interpretó a un mafioso de nombre Tommy DeVito. 
Uno de los aspectos más brillantes de la película es la descripción de la relación de la mafia con el grupo, esa New Jersey y ese barrio del que es difícil escapar. Además, de forma indirecta, también se palpa la sombra alrededor de Frankie Valli y el grupo cuando les recuerdan “las amistades de la mafia.” Para dar vida al jefe mafioso, Gyp DeCarlo, Eastwood confía en Christopher Walken, que se luce en los pocos momentos que tiene, la mayoría cómicos además de una escena en la que el director humaniza al mafioso y le hace emocionarse y llorar cuando oye la canción preferida de su madre cantada por Frankie Valli. Sin embargo, en lo referente al tema de la mafia sí se puede criticar que el futuro en Las Vegas de Tommy DeVito no acabe de definirse o se deje entrever de forma demasiado sutil. 
En contra de la película se puede objetar, como sucede en muchas películas que narran un lapso de tiempo bastante largo, lo poco creíble que resulta el paso de los años y en este caso un maquillaje que no hace justicia a la notable ambientación del filme. Especialmente difícil es creerse a un Frankie Valli de 16 años interpretado por un actor de 39 (John Lloyd Young), pero tampoco vamos a condenar la película por eso. Más abiertamente criticable es el hecho de que Eastwood alargue innecesariamente el metraje, añadiendo sucesivos números musicales que parecen no tener fin.  
Aunque alguien desconozca o no soporte la música de The Four Seasons (como es mi caso), Clint Eastwood se las arregla para que ese rechazo no se traslade a la película, porque la mano maestra del director de ‘Unforgiven’ nos lleva por esta correcta y entretenida película que no es ninguna obra maestra pero que, sin embargo, hay que reivindicar como un filme perfectamente disfrutable. El problema con esta película es que lleva la firma de Clint Eastwood, y es que si esperamos una obra maestra, saldremos del cine decepcionados, pero si ajustamos nuestras expectativas y nos llenamos de buena disposición, vamos a gozar viendo lo nuevo de un tal Clint Eastwood.

Título: Jersey Boys
Director: Clint Eastwood
Guión: Rick Elice, John Logan (Libro: Marshall Brickman)

Fotografía: Tom Stern

Año: 2014
Duración: 134 min.
País: Estados Unidos
Productora: 
GK Films / Warner Bros. / Malpaso
Reparto: John Lloyd Young, Vincent Piazza, Erich Bergen, Michael Lomenda, Christopher Walken, Jeremy Luke, Joey Russo, Freya Tingley, Sean Whalen, Francesca Eastwood, Kathrine Narducci, James Madio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s