¡Cuidado! ¡Ñoñería romántica francesa a la vista!

Título: Une Rencontre
Director: Lisa Azuelos
Guión: Lisa Azuelos
Fotografía: Alain Duplantier
Duración: 80 min.
Año: 2014
País: Francia
Productora: Pathé / Bethsabée Mucho
Reparto: Sophie Marceau, François Cluzet, Lisa Azuelos, Alexandre Astier, Arthur Benzaquen, Jonathan Cohen, Niels Schneider
Crítica de @PaulPorcoRosso
Debo empezar esta crítica indicando que no soy el mayor seguidor de cine romántico del planeta. O como mínimo del tipo de cine romántico al que pertenece Une rencontre. Soy el mayor amante de los dramas que se antojan reales, donde los problemas trascienden el chica/o malinterpreta acciones de chico/a (la clase de The Notebook, Titanic y otras del montón) y no abundan las frases que no dejan de ser ñoñerías escritas para sólo un cierto sector de la población que asiste a los cines. Yo disfruto y sufro y me gusta disfrutar y sufrir con unos personajes realistas, con problemas de verdad parecidos a los míos, o como mínimo parecidos a algo que haya visto antes en mi casa o mi entorno, o incluso con locos personajes que aman a su bizarra manera. Los problemas de Adéle en La Vie d’Adéle, de Gosling en Blue Valentine, de DiCaprio en Revolutionary Road, de Adam Sandler en Punch-Drunk Love. Situaciones reales y gente real, personajes alocados y entrañables. Situaciones nuevas, o situaciones viejas bajo el prisma de la mirada de un autor de verdad. Cinema verité. Dejar la cámara encendida y discutir. Parezco Vertov.
Une Rencontre es el cuarto trabajo de largometraje de la directora francesa Lisa Azuelos, conocida por haber “revolucionado” la comedia adolescente francesa con la película LOL (Laughing Out Loud) y por posteriormente haber dirigido ella misma el remake americano (titulado simplemente LOL) protagonizado por Demi Moore y Miley Cyrus. Uso el entrecomillado porqué para el que esto escribe, la de producción francesa (bastante mejor que su hermana americana) no pasa de ser un entretenimiento pasajero algo vacío, y el remake americano un cúmulo de despropósitos de tal magnitud que se puede decir que Miley Cyrus es lo mejor que hay en él. En esta nueva historia de amor ñoño, Pierre (François Cluzet) está felizmente casado desde hace 15 años con Anne (Lisa Azuelos). Una noche, pese a llevar una vida feliz y perfecta, conoce a Elsa (Sophie Marceau) con quien congenia al instante. Abandonan la idea de empezar un romance (él quiere ser fiel a su esposa y ella no se lía con hombres casados), pero vuelven a encontrarse por París al cabo de poco volviendo a sentir una muy fuerte atracción: su aparente falta de interés el uno en el otro provoca conversaciones sin tabús que les enganchan aún más.

La directora se pierde, como en las dos obras antes nombradas, en las ñoñerías socialmente aceptadas que deben enternecer a la demografía de edad que se puede identificar con los personajes. Personajes que, dicho sea de paso (no todo podía ser malo en esta película) son interpretados de forma sensible y genial por un Cluzet que se encuentra en la cumbre de su carrera y la bella Marceau. La directora, que se guarda un pequeño papel con el cual no se la ve cómoda, se rodea de grandes profesionales también tras las cámaras con la contratación de Alain Duplantier, que engalana la película con una buena composición de planos y uso del color. Azuelos llena la segunda parte de la película con cortos pasajes fruto de la imaginación fantasiosa de ambos protagonistas. Recalco el término imaginación. Porque en ellas todo rastro de realidad es borrado en pos del disfrute del espectador que busca el beso, la caricia y la historia de amor cremosa y empalagosa de los personajes. Así, el desarrollo amoroso que hemos venido a buscar, además de empalagoso, es inexistente. Bravo, Lisa. Bravo.


No me gustan las vidas perfectas, y las vidas de Pierre y Anne son perfectas. No me gusta que un cineasta confíe al azar todo el desarrollo de una de sus películas, y Azuelos lo hace. El 90% de Une Rencontre es otra ñoñería como las hay a montones en la historia del cine, un romance perfecto sacado de un cuento de hadas. Parece que alguien tiene que explicarle a Lisa Azuelos que la vida amorosa de las personas es un poco más complicada que como la retrata ella. Supongo que hay un target de gente a la que le interesa este tipo de cine, pero conmigo no ha acertado. Prefiero acercarme al cine a ver la última locura de Nacho Vigalondo o el desvarío holandés Borgman. Sin dudarlo ni un minuto.

Lo mejor: la fotografía, y las actuaciones de sus dos protagonistas.
Lo peor: todo lo demás.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s