NO ESTRENOS: La venganza de una novia: ‘Kill Bill (Vol.1 + Vol.2)’

Título: Kill Bill: Volume 1 / Kill Bill: Volume 2
Director: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino
Fotografía: Robert Richardson
Año: 2003 / 2004
Duración: 110 min. + 137 min.
País: Estados Unidos
Productora: Miramax Films / A Band Apart
Reparto: Uma Thurman, Lucy Liu, Daryl Hannah, Vivica A. Fox, Sonny Chiba, Chiaki Kuriyama, Michael Bowen, Julie Dreyfus, Michael Parks, David Carradine, Michael Madsen, Gordon Liu (AKA Chia Hui Liu), Bo Svenson, Jeannie Epper, Stephanie L. Moore, Shana Stein, Caitlin Keats, Christopher Allen Nelson, Samuel L. Jackson, Laura Cayouette

Crítica de @PaulPorcoRosso
Pensada como una película pero divida en dos por su extensa duración, Kill Bill es un díptico amado por crítica y público de todo el mundo (menos Carlos Boyero, claro). Tras las cámaras y la confección del guión, un genio que no necesita apenas presentación, un autor irreverente que revolucionó el cine a principios de los años 90: Quentin Tarantino. Con sólo tres películas en su filmografía se embarca en un proyecto extremadamente personal y, por qué no decirlo, algo arriesgado como es Kill Bill, un díptico sobre la venganza que homenajea al género western de Leone y Pekinpah, y a las películas kung fu de serie B de los setenta. De acuerdo: su opera prima está cerca de ser una obra maestra, y con Pulp Fiction(recordemos su SEGUNDA película) se ganó el apoyo de todo crítico y del público, encumbrando a filme y director muy merecidamente al Olimpo del cine, pero Kill Bill es algo arriesgado aún para el director más asentado.
El día de su boda, una asesina profesional de la que no sabemos el nombre hasta el segundo volumen, interpretada por Uma Thurman, sufre el ataque de algunos de los miembros de su propia banda, la Deadly Viper Assasination Squad, a las órdenes de Bill (David Carradine), el jefe de la organización criminal. La Novia logra sobrevivir al ataque, quedando en coma. Despierta cuatro años después en un hospital, y dominada por un gran deseo de venganza sobre la banda y Bill en particular… A partir de aquí, con un juego de flashbacks y combinando diferentes técnicas artísticas cual funambulista, Tarantino cuenta su historia de venganza.
Deadly Viper Assasination Squad
El primer volumen me deja bastante frío. No lo voy a negar (seria de necios no hacerlo): contiene momentos de enorme cine y maestría directiva, cómo el capítulo primero entero; acción desmedida pero muy bien coreografiada; y litros y litros de sangre falsa (amén de la pelea con más asiáticos muertos y desmembrados de toda la historia del cine occidental), pero en general, los personajes son planos y nada incisivos. Igual es pedirle mucho a una película de este tipo, pero teniendo en cuenta que el perpetrador es Tarantino, no puedo evitar sentir una profunda decepción. Excesiva (incluso para un filme del de Knoxville), visualmente cargante y sin la frescura de diálogos propia de su autor, el Volumen 1, lejos de ser una obra de gran cine, no es más que una preparación para lo que se avecina en el Volumen 2.
Ya sabemos qué hizo Jules al dejar su trabajo en Pulp Fiction
Ahora, una sorpresa mayúscula en el segundo volumen de Kill Bill: sí, recupera esos diálogos ‘tarantinianos’ de sus otras tres películas, deja a un lado la acción y hace lo que se le pide que haga. Magia con la cámara. Magia para narrar la matanza en Two Pines, magia para crear al complejo Bill, magia para darle ritmo. La coreografía de batallas excesivas, silencios y collages autorales de la primera, se sustituyen por diálogos rápidos e irreverentes, estilo, estructura, y pulso narrativo. En ambas, la banda sonora denota una vez más el buen gusto Tarantino para la composición de collages tanto en lo visual como en lo auditivo. Ese Twisted Nerve, el Woo Hoo de las The 5.6.7.8’s, A Satisfied Mind de Johnny Cash: títulos de canciones que el de Tenessee ha incorporado a la cultura popular como hizo con Little Green Bag (Reservoir Dogs) o Misirlou (Pulp Fiction).

En el sector interpretativo, la película es más que completa. Empezando por Uma Thurman (nominada a los Globos de Oro por los dos volumenes), pasando por todos los miembros del Deadly Viper Assasination Squad (en especial Michael Madsen), y acabando por el magnífico Bill de David Carradine, todos cumplen a altos niveles. En la primera parte, como pueden, y en la segunda, respaldados por un magnífico guión obra del gran hacedor de cine de Tenessee.
En resumen, Kill Bill cosas de lo mejor (volumen 2) y de lo peor (volumen 1) de su filmografía. De todas formas, es obligado ver el díptico entero para comprender un poquito más a este director que tanto gusta.
Lo mejor: el Volumen 2, David Carradine y su Bill, la música de Morricone.
Lo peor: el Volumen 1.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s