Fiesta del Cine 2014 #3 – El apogeo cómico del Wes Anderson más puro

Título: The Grand Hotel Budapest
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson y Hugo Guinness
Fotografía: Robert D. Yeoman
Año: 2014
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Productora: FoxSearchlight / Scott Rudin Productions / American Paintbrush
Reparto: Ralph Fiennes, Tony Revolori, Saoirse Ronan, Edward Norton, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Jude Law, F. Murray Abraham, Adrien Brody, Tilda Swinton, Harvey Keitel, Mathieu Amalric, Jason Schwartzman, Tom Wilkinson, Larry Pine, Bill Murray, Owen Wilson, Léa Seydoux, Giselda Volodi, Bob Balaban, Florian Lukas, Karl Markovics, Volker Michalowski, Fisher Stevens, Wallace Wolodarsky, Waris Ahluwalia
El Universo Andersoniano, en el que Jauqes Cousteau tiene la cara de Bill Murray y tres hermanos de diferente apellido (Schwartzman, Brody y Wilson) van en busca de su madre y se encuentran con un tigre peligroso, abre otra vez sus puertas al público del cine independiente americano. Amado por la crítica, y aceptado por sus últimas películas por el público espectador de un mundo que no comprende pero ansía comprender, estrenó el pasado 21 de marzo The Grand Hotel Budapest.
Una mujer sin nombre entra en el cementerio abandonado de una ciudad europea. En él, el busto de un hombre mayor luce brillante y visitado. La mujer rebusca en sus bolsillos y deposita la llave de una habitación de hotel en el busto. Es el busto del escritor de The Grand Hotel Budapest, la historia de Monsieur Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje del famoso Hotel que da nombre al libro. En el periodo entre guerras, entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado que convierte en su protegido. Tras la repentina muerte de una antigua huésped del Gran Budapest, M. Gustave y Zero se verán envueltos en una divertida espiral de crímenes y el robo de una pintura renacentista de valor incalculable.
Bill, te necesitan en el Gran Hotel Budapest.
Así, Monsieur Gustave H. y Zero Moustafa son Tintín y el Capitán Haddock o Mortadelo y Filemón a la Anderson. Increíble pareja cómica, buenos investigadores dispuestos a vivir la aventura de sus vidas, pero aún mejores profesionales al servicio del personal del Gran Budapest.
The Grand Hotel Budapest es, amén de una divertidísima comedia enmarcada en los años treinta y por lo tanto una visión wesandersoniana de la historia reciente de Europa, por momentos una película de aventuras y por momentos un thriller de intriga. Esta frase resume por completo el “porqué” todo el mundo debería ver este filme. Y es que, además, las interpretaciones son magníficas. Ralph Fiennes se desata y muestra todas sus virtudes humorísticas, Goldblum, Schwartzman, Brody, Wilson, Murray y Dafoe repiten con Andersony lo hacen con nota. Incluso los que vemos poco tiempo, como Jude Law o Mathieu Amalric (visto el año pasado en el último filme de Polanski) conmueven y divierten.  
Pequeña muestra de la bellísima composición de espacios de Anderson.
Igual el romance no está perfectamente desarrollado. Igual olvida el drama que hace grandes las producciones del tito Wes. Igual la empatía que consiguen generar sus personajes no es tan grande como sí lo es en Life Aquatic, o en Darjeling Limited, o incluso en la (personalmente) no tan buena Monrise KingdomPero la siempre sobresaliente ambientación, imaginación desbordante, chispa en los diálogos, y precisa colocación de objetos en todos los escenarios, aderezados con el estilo personal y totalmente intransferible del señor Anderson, una suerte de serie B con la clase de la mejor fotografía, hace que el espectador se abstraiga y se fascine con el filme. The Grand Hotel Budapest es la imaginación de un niño grande plasmada en una pantalla del cine.
Lo mejor: el diseño de producción, movimientos de cámara marca de la casa, las interpretaciones de todos y cada uno de los actores, y la chispa humorística de unos diálogos perfectamente estudiados (me parece su película más divertida, sin dudarlo).
Lo peor: al dar tanta prioridad a la comedia, no traba de la mejor forma posible el romance de Saoirse Ronan con Tony Revolori, y olvida la magnífica combinación de drama y comedia que hace grandes a sus otras obras. Aún con esas, no dudo que The Grand Hotel Budapest será una de las mejores películas que veremos este 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s