Destruyendo Londres a ritmo de Yakety Sax

Thor abraza a Loki: él le ha salvado el filme.
Título: Thor: The Dark World (Thor 2)
Director: Alan Taylor
Guión: Christopher Yost, Christopher Markus, Stephen McFeely, Robert Rodat, Don Payne (basado en el cómic de Jack Kirby, Stan Lee y Larry Lieber)
Fotografía: Kramer Morgenthau
Año: 2013
Duración: 112 min.
País: Estados Unidos
Productora: Marvel Entertainment / Marvel Studios
Reparto: Chris Hemsworth, Natalie Portman, Tom Hiddleston, Anthony Hopkins, Christopher Eccleston, Kat Dennings, Jaimie Alexander, Idris Elba, Rene Russo, Stellan Skarsgard, Jonathan Howard, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Ray Stevenson, Zachary Levim, Chris O’Dowd, Tadanobu Asano, Alice Krige, Tony Curran
Alan Taylor, el recién incorporado director a la nueva trilogía de Terminator es conocido por su contribución al mundo televisivo. Él es el director de algunos capítulos de las mejores series de los últimos años: Game of Thrones, The Sopranos, Broadwalk Empire, Mad Men o The West Wing. Thor 2 supone su cuarta incursión en el mundo de la pantalla grande, y cuenta con los actores de la primera parte (dirigida por Kenneth Branagh), añadiendo sólo a interpretes (que son irreconocibles por el CGI que se usa al construir sus personajes) de la talla de Christopher Eccleston.
Thor (Chris Hemsworth) lucha por restablecer el orden en el cosmos entero. Los nueve reinos vuelven a alinearse, por primera vez en muchos años, y una antigua raza liderada por el vengativo Malekith regresa de su exilio para volver a sumir al universo en la oscuridad más absoluta. Ni Odín ni Asgard pueden plantarle cara, así que deberá embarcarse en un viaje peligroso a la vez que personal, en el que se reunirá de nuevo con Jane Foster (Natalie Portman), y lo sacrificará todo para salvar el mundo tal y como le conocemos.
Hiddleston se ríe: es el mejor de una película en la que el Dios nórdico
se jugaba la categoría. Resultado: sigue en segunda división.
Menos cuando aparece Tom Hiddleston, perfectamente mimetizado con el personaje que ya lleva tres películas interpretando, para salvar la situación, el filme de Alan Taylor se nubla entre CGI, espectaculares batallas (que seguro se disfrutan más en 3D), y la tediosa vida en Asgard o cualquiera de los 8 reinos del Yggdrasil. Además, está el personaje de Stellan Skarsgard: un genio matemático-físico convertido en un bufón de granja al servicio de los guionistas. ¡Ah!, y que no se me olviden unos Hemsworth y Portman (aún no entiendo cómo la magnífica actriz israelí se metió en este berenjenal superheróico) que intentan, fallidamente, imprimir algo de drama en una película que parece escrita para ser un capítulo de la sitcom ‘The Fresh Prince of Asgard‘.
Siguiendo la fórmula típica de la factoría Disvel(o Marney, según guste), no aporta ninguna originalidad, sino más bien se torna algo plano y lineal. Un poco más disfrutable que el Thor de Branagh, sí. Pero no era difícil.
Lo mejor: Tom Hiddlestony su Loki. Algo desaprovechado en The Avengers y casi obviado en Thor, aquí nos trae la comedia, el drama, y la sorpresa. Y la segunda escena tras los créditos.
Lo peor: intenta copiar el estilo de Whedon en vez de fabricar el suyo propio, y el clímax de la película (esa batalla final) es tan espectacular como “paródico”. Eso, y un villano de andar por casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s