‘The Wolf of Wall Street’, los otros mafiosos y la cultura del dinero

Título: The World of Wall Street (El lobo de Wall Street)
Director: Martin Scorsese
Guión: Terence Winter (basado en la autobiografía de Jordan Belfort)
Fotografía: Rodrigo Prieto
Año: 2013
Duración: 179 min.
País: Estados Unidos
Productora: Paramount Pictures / Red Granite Pictures / Appian Way Productions / Sikelia Productions / Emjag Productions
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Matthew McConaughey, Jean Dujardin, Kyle Chandler, Rob Reiner, Jon Bernthal, Jon Favreau, Ethan Suplee, Margot Robbie, Cristin Millioti, Katarina Cas, Joanna Lumley, Spike Jonze

‘The Wolf of Wall Street’ se basa en el libro aubiográfico de Jordan Belfort, ex agente de Bolsa que estafó a millones de personas. Aunque parezca imposible, la realidad supera a la ficción y el director del film, Martin Scorsese, admite que tuvo que descartar algunas cosas que aparecían en el libro porque eran poco verosímiles, a pesar de que, si nos fiamos de Jordan Belfort, todo ocurrió tal y como está en el libro. No había ningún director más adecuado para rodar esta película que Scorsese, acostumbrado a dirigir películas de mafiosos. Terrence Winter, guionista de ‘Boardwalk Empire’ y ‘The Sopranos’, adapta el libro de Belfort para la gran pantalla. 
Jordan Belfort es un joven corredor de bolsa que llega a Wall Street con una pizca de moralidad, pues al principio cree verdaderamente que, además de ganar él, tiene que ganar el cliente. Sin embargo, pronto le hacen cambiar de idea y le enseñan  en qué consiste la Bolsa: un lugar para hacerse rico sin tener en cuenta al cliente, pues el éxito del agente de Bolsa es inversamente proporcional a la compasión que tengas con el cliente. Al quebrar la empresa en que trabajaba, Belfort crea su propia compañía en base a los valores aprendidos en Wall Street y pronto su agencia consigue unos beneficios astronómicos. 
La peor droga que carcome el alma y te quita todo resquicio de humanidad
Belfort está rodeado de todo tipo de drogas, pero la peor de todas no es ni la cocaína ni los ‘ludes’, es el dinero. Cuánto más dinero tienen los lobos de la agencia, más quieren y menos importa  a quienes estafen si consiguen sus fines. Para ellos, la gente que tiene un trabajo honrado, aunque tengan que ir en transporte público y no vivan entre grandes lujos, son unos simples perdedores y por eso ya merecen ser estafados. 
En esa búsqueda insaciable de dinero, los agentes de Bolsa entran en un espiral de cinismo, drogas y sexo, y eso es básicamente lo que muestra Scorsese en ‘The Wolf of Wall Street’: los excesos de los lobos de la Bolsa. Mientras vamos viendo estos excesos contados por Scorsese en forma de comedia negra, nos reímos, es cierto, pero dudamos de si lo que estamos viendo es una apología o una denuncia. El cineasta dice que él no juzga, el sólo hace cine, y deja que sea el espectador quién decida si lo que ha visto, que no tiene nada de ficción, es o no moralmente aceptable. 
Estados Unidos y la cultura del dinero
El director de Nueva York también comentaba en una entrevista en ‘Dirigido por’ (nº440, enero 2014) que “la historia del lobo, y de la manera como la contamos, es una provocación para que la gente se cuestione que es lo que pasa en Wall Street.”  Y es cierto que Scorsese pone el asunto sobre la mesa, pero no está muy claro que la película sirva para agitar conciencias y darse cuenta de la inmoralidad de lo que sucede en la Bolsa. Más dudas surgen si tenemos en cuenta que Jordan Belfort ganó más de 1 millón de dólares con la venta de los derechos para la película y que incluso tenga un cameo. El director de ‘Goodfellas’ (1990) no está para nada de acuerdo con la cultura del dinero de Estados Unidos, esa que dice que no sólo está bien querer hacerse rico, sino que es además deseable, y ésta es precisamente la cultura que representan los asistentes a la conferencia de Belfort, que, en vez de escupirle a la cara de aquel que ha arruinado la vida de millones de personas, lo alaban como si fuera un genio.
‘The Wolf of Wall Street’ es una hilarante comedia negra con una dirección vibrante y unas interpretaciones asombrosas de prácticamente todo el reparto, Es provocadora y puede que excesiva, pero es necesario que así sea porque Wall Street es básicamente eso, un maldito e inmoral exceso. 

Lo mejor: lo divertido que resulta la película, las interpretaciones,  la escena de DiCaprio sin poder caminar y la de Matthew McConaughey
Lo peor: El cameo de Jordan Belfort, que lo que se cuenta sea totalmente real y que la película no funcione como denuncia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s