‘Blue Jasmine’, vuelve el mejor Woody Allen


Título: Blue Jasmine

Director: Woody Allen
Guión: Woody Allen
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Año: 2013
Duración: 98 min
País: Estados Unidos
Productora: Sony Pictures / Gravier Productions / Perdido ProductionsReparto: Cate Blanchett, Alec Baldwin, Sally Hawkins, Bobby Cannavale, Peter Sarsgaard, Louis C.K., Michael Stuhlbarg, Andrew Dice Clay, Max Casella, Tammy Blanchard, Alden Ehrenreich

Después de la mediocre y superficial ‘To Rome With Love’ (2012), Woody Allen estrena en 2013 ‘Blue Jasmine’, la película que para mí supone el retorno del mejor Woody Allen. El cineasta de Nueva York no sólo dirige una película al año (como es el caso de Takashi Miike, que incluso dirige un par al año con irregulares resultados), también escribe el guión de todos sus films, así que el mérito es aún mayor. Pese a tener unas mejores que otras, lo cierto es que sus peores películas podrían pasar por las mejores de otros cineastas que no tienen el talento del director que prefiere su clarinete al circo de los Óscar. 

Jasmine es una mujer adinerada que vive de los éxitos económicos de su marido, Hal, que trabaja en el negocio immobiliario y que hizo fortuna a base de estafar y engañar a la gente que confiaban en él. Jasmine, viviendo en su burbuja inquebrantable, se encontraba a gusto con sus joyas, sus vestidos y los negocios turbios de su marido que insistía en ignorar para seguir con su vacía vida de lujos y caprichos. Cuando el FBI detiene a Hal y ella se encuentra en bancarrota, decide pedir ayuda a su hermana Ginger, quién vive en San Francisco y que también fue víctima de los engaños de Hal.

¿Quiénes son los verdaderos frcasados?
Woody Allen acostumbra a narrar historias con personajes pertenecientes a la burguesía o a la clase alta de la sociedad, pues es lo que él conoce, ya que desde que era pequeño vivía en una família que él mismo define como «burguesa, bien alimentada, bien vestida, e instalada en una cómoda casa». Sin embargo, nunca ha hecho tanto crítica (o incluso autocrítica) de la burguesía o la clase alta como en ‘Blue Jasmine‘, pues la protagonista reúne las características más irritantes de una persona perteneciente a esta clase social: arrogante, clasista, orgullosa de la clase social a la que pertenece, despreciable y avergonzada de los que no son como ellos, a quién tilda de “fracasados” por no llevar una vida tan vacía, acomodaticia y caprichosa como la suya. 

Jasmine, de hecho, se llama originalmente Jeanette, pero se cambió su nombre porque el otro “no tenía glamour”, lo cuál define perfectamente su forma de ser y de ver la vida. Su hermana, Ginger, no se parece en nada a ella y ofrece un interesante contraste: los ricos (Jasmine) y “los fracasados” (Ginger y sus amantes), que en realidad llevan una vida más sencilla y honesta. Este contraste ayuda a identificarnos con Ginger, como alguien más como nosotros, más normal, y a rechazar profundamente el comportamiento y la manera de ser de la protagonista. 
Pese a que se comentaba que ‘Blue Jasmine’ tenía más de drama que de comedia, lo cierto es que un servidor se ha reído a carcajadas con esta película, y, como decía Lars von Trier en una entrevista,  “las buenas comedias nunca son inofensivas” y esta es, sin duda alguna, una muy buena comedia, porque además de divertida no tiene nada de inofensiva. Si bien el drama se supone que recae en la decadencia de Jasmine y la comedia en las desventuras de Ginger, lo cierto es que esa decadencia que Allen describe, por lo merecida que resulta y lo irritante del personaje que la sufre, nunca se percibe como dramática, y nos reímos a su costa de su confusión y perdición que, eso sí, le servirá, esperemos, para aprender la lección de una vez, salir de esa burbuja de acero y ver el mundo con otros ojos.
No es justo acabar esta crítica sin destacar la genial interpretación de Cate Blanchett que convence como la irritante, despreciable a ratos y decadente Jasmine. Sería injusto que no se llevara el Óscar a Mejor Actriz.

En definitiva, ‘Blue Jasmine’ es una mordaz comedia que critica de forma punzante la clase alta, retratándola con malicia pero con mucho humor, que cuenta con una gran interpretación de Cate Blanchett que suma puntos a la que es, sin duda, una de las mejores películas del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s