‘Killing Season’, la caza y la vejez

Título: Killing Season
Director: Mark Steven Johnson
Guión: Evan Daugherty
Fotografía: Peter Menzies Jr.
Año: 2013
Duración:  90 min.
País: Bélgica
Productora: Nu Image Films / Millennium Films / Corsan Pictures
Reparto: Robert de Niro, John Travolta, Milo Ventimiglia, Elizabeth Olin, Diana Lyubenova, Stefan Shterev, Kalin Sarmenov.
Vamos a ser francos: cogí la película con unas expectativas realmente bajas, casi nulas. Una película cuyo director nos dejó perlas como Daredevil y El motorista fantasma y un dúo protagonista en edad de jubilación y que ya hace tiempo que dejó de hacer selección de papeles para aceptar lo que llegase no era para bailar de alegría.
Benjamin Ford (Robert de Niro) es un veterano del ejército de los Estados Unidos  colmado de altos honores tras sus proezas en la Guerra de Bosnia, que vive retirado en una cabaña separada de la civilización en los montes Apalaches. Su vida es sencilla: recoge leña, sale a cazar de vez en cuando, cocina, se mantiene en forma y observa las llamas que calientan su estancia. Un día recibe la vista de un turista europeo, Emil Kovac (John Travolta), al que ofrece asilo en su casa. Después de trabar una inusual amistad,  deciden ir a cazar,  dónde el turista se destapa como un soldado serbio en busca de venganza. En los bosques empezará entonces una batalla hombre contra hombre que reabrirá antiguas heridas del pasado de ambos…

El filme tiene tres puntos a favor: las correctas actuaciones de los protagonistas, no resulta un mal entretenimiento y una preciosa fotografía. Sorprendentemente John Travolta nos regala una actuación muy correcta, fingiendo con su inglés un acento serbio la mar de interesante, y Robert de Niro, bueno, pega un bajón después de Silver Linings pero aún así no resulta un fracaso.
“Como vuelvas a poner ese acento, ¡te vuelo los sesos!”


Eso sí: la película tiene una trama algo sosa y excesivamente simple, pero es lo suficientemente entretenida como para no parar el DVD y apagar la televisión indignado. Es verdad que tiene soluciones poco coherentes y la característica estelar de los filmes de su género: los personajes de Travolta y de Niro nunca se dan el mate, cosa que permite alargar la acción y conseguir que ambos se escapen cuando están en manos del otro hasta llegar al desenlace.

En resumen, Killing Season no pasa de ser una película mediocre sin demasiada sustancia que se convierte en la mejor del director belga cuyo mayor problema es intentar dar una profundidad excesiva y fracasar en el intento de crear tensión, pero que aún así entretiene.
Lo mejor: la actuación de John Travolta, la corta duración, y que no sea aburrida.
Lo peor: la presencia de algunas escenas inverosímiles y algo ridículas que hacen que el filme pierda todo el suspense que podría haber creado potencialmente.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s