RETROSPECTIVA Lars von Trier: Melancholia

Crítica de @PaulPorcoRosso
Hasta el 25 de diciembre, Melancholia se trata de la última película de Lars von Trier. A partir de las declaraciones sobre el nazismo en una de las ruedas de prensa en Canes con motivo de la promoción de esta película, se desarrollaron los eventos que hicieron que von Trier fuera etiquetado como persona non grata del festival francés de mayor prestigio. Sobre este filme, el director danés ha dicho: “me da un poco de vergüenza haber hecho una película así, porque no implicó ningún sufrimiento […] como escalar el Everest sin sentir ningún dolor ni peligro, de manera que tampoco hay demasiado honor en la proeza”. Esta película es la segunda de las tres que conforman la trilogía de la Depresión, así que se le pueden encontrar varias similitudes con el anterior, Antichrist (2009), hay una continuación del lenguaje: es sin duda la segunda fase de la depresión, la aceptación. Como dato curioso, cabe decir que Melancholía fue escrita por von Trier con Penélope Cruz en mente como actriz en el papel principal. Papel que, por cierto, rechazó para rodar la cuarta parte de Pirates of the Caribbean.

Melancholia es una película dividida en dos capítulos, nombrados como las hermanas protagonistas del filme: Justine y Claire (por ese orden), interpretadas por Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg. Veremos la boda entre Justine y Michael (Alexander Skarsgard), que se celebra con ostentación y opulencia en la casa de Claire y su marido (Kiefer Sutherland), mientras un planeta escondido hasta entonces detrás del Sol, Melancholia, se dirige de forma imparable hacia la Tierra.

En la primera parte de la película, precedida por un prólogo que nos desvela el final del filme, von Trier realiza un retrato feroz, punzante, avinagrado y muy pesimista sobre la raza humana y el individuo, así como de la clase alta y la abundancia, mostrando la parte más oscura del ser humano: su egocentrismo e inconsciencia. En algunos momentos puede recordar vagamente a la Festen de Thomas Vinterberg, por la combinación de momentos absolutamente reales con otros muchos de surrealistas y enrarecidos, y la “cámara en mano” manejada con garbo y sin llegar a marear. Este primer acto culmina con la caída de Justine (Dunst) en la depresión, la melancolía diagnosticada. Una Kirsten Dunst que, por cierto, alcanza un nivel de sublimidad interpretativa (gracias a la ya mencionada técnica de rodaje de von Trier) que le valió el premio a Mejor Actriz de Canes 2011.

‘Life is only on Earth. And not for long’ 


La segunda (y última parte) de Melancholia, es una especie de Armageddon en clave intimista, un tratado de sobre como afrontan los diferentes personajes la inminente llegada del fin del mundo. Un segundo acto en la que Justine (Dunst) renace de sus cenizas mediante la aceptación de su fatal destino. En este último acto, el personaje de Gainsbourg, Claire, gana un mayor protagonismo y completa una actuación más que notable que esperemos que mantenga o supere en Nymphomaniac. El capítulo Claire es, junto al prólogo del filme, el segmento más onírico y bello en cuanto a imágenes y sonido con el Tristán e Isolda de Wagner que nos transmite la paz y tranquilidad que provoca el fin de los tiempos. Resulta extremadamente interesante el contrapunto fotográfico entre la primera y la segunda parte: pasamos de colores anaranjados y más bien cálidos al azul, el color de la tristeza, que inunda las imágenes y sobrecoge al espectador. Aquí, todo el mérito recae sobre Manuel Alberto Claro, y, obviamente sobre Lars von Trier, que siempre sabe lo que quiere y aunque no mantenga en nómina en todas sus películas a un mismo director de fotografía, siempre consigue que se plasme en la pantalla lo que él anda buscando.

La melancolía es definida por la RAE como una tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre quien la padece gusto ni diversión en nada. Y esta depresión aflora del alma de Lars von Trier y se nos transmite con una delicadeza y belleza apabullantes.

Lo mejor: las interpretaciones, y la bella visión de un Trier deprimido de un inminente Apocalipsis.
Lo peor: que von Trier siga en esta línea de ser divisor de opiniones en su cine. ¿Va a hacer algún día algo que guste a todos?


Título: Melancholia (Melancolía)
Director: Lars von Trier
Guión: Lars von Trier
Fotografía: Manuel Alberto Claro
Año: 2011
Duración: 136 min.
País: Dinamarca
Productora: Coproducción Dinamarca-Alemania-Suecia: Zentropa Entertainments / Memfis Film / Slot Machine / Zentropa International Köln / BIM Distribuzione / Eurimages / Trollhättan Film AB/ arte France Cinéma

Reparto: Kirsten Dunst, Charlotte Gainsbourg, Kiefer Sutherland, Charlotte Rampling, Alexander Skarsgard, Stellan Skarsgard, Udo Kier, John Hurt, Brady Corbet, Cameron Spurr, Jesper Christensen
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s