#reflexionesdecine – Lars von Trier

Hoy, las #reflexionesdecine corren a cargo de @PauGarcia179 y @PaulPorcoRosso

Nacido en Copenhague como Lars Trieren 1956, es uno de los directores de cine más importantes de Europa, exponente principal del género dramático y el responsable del renacimiento del éxito en el cine escandinavo, reconocido por la crítica mundial, y consagrado en 1996 con Breaking de Waves (primera película de su trilogía Golden Heart). Es un hombre polémico y excéntrico. En 2011 desató el odio hacia su persona en una entrevista previa en Canes a la presentación de su película Melancholia, en la que afirmó: “Comprendo a Hitler. Creo que hizo algunas cosas mal, sí absolutamente […] No es lo que llamarías un buen tío, pero lo entiendo bastante y simpatizo un poco con él. […] Vale, soy nazi”. Más tarde, aclaró que se trataba únicamente de “una broma muy pesada que hace a veces con sus amigos judíos”. Poco después, decidió no dar más entrevistas: “Me he dado cuenta de que no tengo la capacidad de expresarme sin que se me malinterprete.” Sin embargo, antes de dejar definitivamente de dar entrevistas, se explicó sobre lo sucedido: “Fue una estupidez, que eclipsó lo que en realidad quería decir. Si el Holocausto significa que los israelíes tienen derecho a tratar a los palestinos como si fueran una mierda, entonces no hay justicia en este mundo y no hemos aprendido nada de lo que sucedió.”
Fotograma de la magnífica ‘Dogville’, prácticamente sin decorado

También tiene multitud de fobias y miedos. Quizás lo más destacado sea su enorme miedo a volar que limita sus movimientos y la localización de sus películas (incluso de las que sitúan la acción en Estados Unidos) sólo lo que permiten las carreteras, y una cantidad inusitada de depresiones ocasionales que le impiden ejercer su profesión. Entre otras cosas, esta fobia le dificultaba trasladarse a Cannes, y al ser preguntado en una entrevista si echaba de menos ir al Festival, contestó: “Es muy agradable no estar obligado a hacer cosas que a uno no le gustan, como viajar, aguantar la presión de un festival de ese calibre. Me quedaré en Dinamarca en mayo, de lo cual me alegro mucho porque podré cuidar de mi huerto.” Para dar un último dato, Lars von Trier se ha definido a sí mismo como “un melancólico danés masturbándose en la oscuridad ante las imágenes de la industria del cine”.

Normalmente se hace referencia a sus películas agrupándolas por trilogías de filmes que caen en la misma temática y estilo, con la única excepción de Direktoren for det hele, en cierto modo la película más “convencional” del curioso director danés. Sus trilogías son: 

 Europa trilogy (trilogía Europa): no pensada como una trilogía, habla de los traumas de Europa tanto en el pasado como en el futuro, la decadencia y la podredumbre del viejo continente. La conforman The Element of Crime, Epidemic, y Europa.

– Golden Heart trilogy (trilogía Los corazones de oro): trata de personajes femeninos (heroínas) que deben mantener su gran bondad a pesar de las tragedias que experimentan. Conformada por Breaking the WavesIdioterneDancer in the Dark.
– USA, land of opportunities trilogy (trilogía EEUU, tierra de oportunidades): inacabada, sigue el personaje de Grace en un viaje al pasado de América, unos sermones sobre los pecados y la hipocresía americanos. Conformada por Dogville, Manderlay, y un proyecto: Washington.
– Depression trilogy (trilogía de la Depresión): los tres son protagonizados por la actriz Charlotte Gainsbourg. Usa personajes que sufren una depresión en diferentes formas: la pérdida de un hijo, el fin del mundo, y la adicción al sexo, contadas bajo los nombres de AntichristMelancholia y Nymphomaniac (dividida en dos partes debido a su larga duración)
Hablar del cine de von Trier es hablar siempre de un cine con limitaciones. No de presupuesto ni de calidad, sino autoimpuestas por el propio cineasta. Según sus propias declaraciones, “una película debería ser como una piedra en tu zapato”: cree que los cineastas deben distinguirse estética y formalmente entre ellos, situando ciertas restricciones en el proceso de producción de películas. Las restricciones van desde el voto de castidad que él mismo formuló junto a Thomas Vinterberg llamado Dogma 95 (Idioterne), hasta la eliminación parcial del decorado en el set de rodaje (Dogville, Manderlay), pasando por el uso de la Automavisión (Direktoren for det hele).
Lars von Trier rueda en formato digital y es su propio operador de cámara en muchas de sus películas. También, como los hermanos Coen, confía de manera recurrente en cierto grupo de actores, entre los que encontramos Stellan Skarsgard, Uldo Kier, y Charlotte Gainsbourg, que le han catalogado de “tirano” durante los rodajes, ya que exige a sus actores el permanecer en el papel entre tomas para poder conseguir actuaciones de método que saquen lo mejor de sus actores. Un genio loco.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s