‘Only God Forgives’: Vacío experimento visual

Título: Only God Forgives (Sólo Dios perdona)
Director: Nicholas Winding Refn
Guión: Nicholas Winding Refn
Año: 2013
Fotografía: Larry Smith
Duración: 90 min.
País: Francia
Productora: Coproducción Francia-Dinamarca: Gaumont / Wild Bunch / Film i Väst / Bold Films
Reparto: Ryan Gosling, Kristin Scott-Thomas,Vithaya Pansringarm, Rhatha Phongam, Gordon Brown, Tom Burke, Sahajak Boonthanakit, Pitchawat Petchayahon, Charlie Ruedpokanon, Kovit Wattanakul, Wannisa Peungpa, Byron Gibson

‘Drive’ (2011), gran película protagonizada por Ryan Gosling, supuso el salto a la fama del director danés Nicolas Winding Refn, de ahí que su nueva película ‘Only God Forgives’, protagonizada también por Ryan Gosling, despertara tanta expectación. Pero si alguien buscaba algo parecido a ‘Drive’, que siga buscando, porque ‘Only God Forgives’ no tiene nada que ver con la anterior película de Winding Refn. No obstante, el director asegura que “'[‘Only God Forgives’] es en cierta manera una continuación del lenguaje [de ‘Drive’]”
‘Only God Forgives’ cuenta la historia de Julián, que dirige un club de boxeo en Tailandia que sirve de tapadera para el negocio de drogas. Billy, su hermano, asesina brutalmente a una joven prostituta, y éste, a su vez, también es asesinado como venganza por la muerte de la joven. Al enterarse de su muerte, la madre de Billy y Julián llega a Tailandia y exige a Julián que vengue a su hermano. Sin embargo, Julián en el fondo siente que la muerte de su hermano no es del todo injusta, y tiene un intenso debate interior.
Una de las cargantes escenas oníricas de tono rojizo

La película es básicamente una sucesión de escenas oníricas, y aunque muchos han destacado la belleza de estas imágenes, a mi me resultan, después de ver varias de estas escenas, cargantes y pesadas. En estas escenas hay muchas miradas que no van a ninguna parte, muchos silencios que no transmiten nada y un constante y por momentos irritante tono rojizo. Sin duda, un tratamiento del color novedoso y original, pero molesto  y pretencioso según mi humilde opinión. 
Y esa, era la parte buena, porque en la película no hay más. Ryan Gosling se pasea por Tailandia con la misma cara, sin ofrecer ninguna mueca, ni un atisbo de expresión.  No es como Ben Affleck en ‘Argo’ (Ben Affleck, 2012), que su inexpresividad era fruto de sus limitaciones como actor, aquí, la impasible expresión de Ryan Gosling, que ha demostrado ser capaz de realizar buenas interpretaciones como la ofrecida en ‘Los idus de marzo’ (George Clooney, 2011), parece responder a las directrices del director. El propio actor reconoció que el guión de ‘Only God Forgives’, también a cargo de Winding Refn,  es “la cosa más extraña que nunca he leído, y solo se vuelve aún más extraña.” La duda que surge, es, pudiendo interpretar personajes que le supongan un desafío como actor, como Gosling acepta el papel de un personaje que no muestra ningún tipo de emoción o expresión y que no dice mucho más de dos frases en toda la película. Probablemente, era el papel perfecto para Ben Affleck, que aquí habría firmado la mejor interpretación de su carrera.
Chang, de cortar brazos a cantar en el karaoke

Sin embargo, Ryan Gosling tampoco es el protagonista absoluto de la película, pues Chang (Vithaya Pansringarm) también se erige como un personaje importante en el film, con escenas importantes como las del karaoke que siguen después de alguna acción de dudosa moralidad del personaje y los enfrentamientos con Julián. Además, Kristin Scott Thomas lo hace bien intentando interpretar a la madre de Billy y Julián, aunque su personaje tampoco tenga mucho sentido.  
Mientras el director no se recrea en las cargantes escenas oníricas que constituyen su discutible experimento visual, somos testigos de una historia incapaz de transmitir ninguna emoción, sin posibilidad de conectar con ningún personaje ni de comprender sus motivaciones. Todo se convierte en falso, tedioso, sin ningún sentido, sin ningúna recompensa al final de la película que justifique el visionado del film. Esto, por supuesto, es la humilde opinión de quién firma esta crítica, porque habrá gente que amará esta película (aunque nunca pueda entender el porqué), de la misma manera que hay gente que la odie, entre los que no me encuentro, porque aunque no me ha gustado, se agradece el intento de hacer algo nuevo y personal aunque se quede en eso, en un intento. 

Por supuesto, y parafraseando a Groucho Marx, en Siempre en VO tenemos nuestras opiniones, pero si no te gustan también tenemos otras.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s