‘Much ado about nothing’: Whedon meets Indie

Título: Much ado about nothing
Director: Joss Whedon
Guión: Joss Whedon (Obra de William Shakespeare)
Fotografía: Jay Hunter (B&W)
Año: 2012
Duración: 108 min.
País: Estados Unidos
Productora: Bellwether Pictures
Reparto: Amy Acker, Alexis Denisof, Nathan Fillion, Clark Gregg, Reed Diamond, Fran Kranz, Jillian Morgese, Sean Maher, Spencer Treat Clark, Riki Lindhome, Ahsley Johnson, Emma Bates, Tom Lenk, Brian McElhaney, Joshua Zar, Paul M. Meston, Romy Rosemont
Todos (algunos más, otros menos) conocemos a Joss Whedon. Nació en Nueva York, sus padres eran guionistas, y él, siguiendo la tradición familiar, se licenció en cinematografía. En sus inicios trabajó como guionista en Disney, siendo nominado al Oscar con sólo 31 años por su participación en el libreto de Toy Story. Saltó a la fama con la serie Buffy Cazavampiros, y se convirtió en autor de culto para los más freaks con otra serie, Firefly y su expansión al cine y primer filme como director, Serenity.
Lo que seguro que conocemos todos sobre Joss Whedon es que es el director de Los Vengadores, esa superproducción de la casa Marvel que recaudó el año pasado ni más ni menos que 1500 millones US$ en todo el mundo. Lo que no sabíamos sobre Whedon es que fuera capaz de, entre rodaje y posproducción del gigante marvelino y sólo en 12 días, rodar una maravilla como Much ado about nothing.
Joss Whedon, el hombre de moda
La historia es la de siempre, la original, la misma que escribió Shakespeare: Don Pedro de Aragón regresa de una batalla acompañado por su hermano bastardo Don Juan, Benedicto, y Claudio  (joven héroe colmado de honores y odiado por Juan), y son recibidos en una villa de la campiña siciliana por Leonato (valiente caballero retirado), Hero (la hija de éste) y Beatriz (sobrina de Leonato). Con este punto de partida, la historia trata el amor, el desamor, el orgullo y la venganza des de un punto de vista satírico.
Bajo mi punto de vista, lo que engrandece esta pequeña producción de Whedon y sus amigos es el  hecho de que no se trata de una adaptación del texto a la pantalla, sino todo lo contrario: la película se adapta al libreto. No se modifica ni una coma de la obra de Shakespeare, pero la ambientación está situada en el presente. Puede resultar extravagante la propuesta, pero el resultado es magnífico.
“Es cierto que todas las mujeres se enamoran de mí, pero realmente, yo no amo a ninguna”
Y es que el relato de Whedon lo tiene todo, funciona a todos los niveles. Las actuaciones son teatrales, pero excesivamente reales. Ahí, ojo al dúo protagónico que forman Denisof y Acker (Benedicto y Beatriz, respectivamente), que tienen una facilidad para la comedia maravillosa. El juego de luz que consigue Jay Hunter con la fotografía en blanco y negro es excepcional. La banda sonora es acertada en todo momento. El guión (no me canso de repetirlo: del que no se modifica ni una coma de la obra original) es excepcional. Pero lo que hace realmente grande al filme, lo que lo hace mágico, es la dirección, el  ritmo que imprime nuestro amigo Joss a cada escena y la gran capacidad que tiene para hacer reír al público de su película.
En definitiva: una pequeña gran joya, una fiesta en pantalla grande, un excepcional descubrimiento.
Lo mejor: TODO. Pero sobretodo, la aparición de Nathan Fillion.
Lo peor: que haya tenido que esperar tanto para verla. ¡Ojalá llegue a estrenarse en España!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s