‘Las Brujas de Zugarramurdi’: misma fórmula, mismo entretenimiento

Título: Las Brujas de Zugarramurdi
Director: Álex de la Iglesia
Guión: Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarría
Fotografia: Kiko de la Rica
Año: 2013
Duración: 112 min.
País:  España
Productora: Coproducción España-Francia; Enrique Cerezo P.C. / La Ferme! Productions
Reparto: Hugo Silva, Mario Casas, Jaime Ordóñez, Carmen Maura, Terele Pávez, Carolina Bang, Macarena Gómez, Pepón Nieto, Secun de la Rosa, Carlos Areces, Santiago Segura, Gabriel Delgado, María Barranco, Enrique Villén, Javier Botet, Manuel Tallafé, Alexandra Jiménez, Javier Manrique
A sabiendas de su última película “La chispa de la vida” (2011), “Las brujas de Zugarramurdi” no era, para qué nos vamos a engañar, la opción más golosa de la cartelera.  Aún con esas, De la Iglesia es De la Iglesia, y nunca deja indiferente (“Balada triste de trompeta“). El realizador español vuelve al género del que es pionero y máximo exponente en este país: la comedia fantastico-terrorífica. Esta película funciona a casi todos los niveles, menos cuando el director aboga por el exceso. Y es una pena, ya que puede que la primera hora de película esté al nivel de sus grandes obras “La comunidad” y “El día de la bestia“, y la secuencia inicial que consiste en el atraco de una tienda de compra-venta de oro y la posterior  huida es espectacular. 
De la Iglesia se las ingenia para crear una comedia que gira en torno a los personajes de Hugo Silva y Mario Casas:  parados y ambos con problemas con las  mujeres, deciden cometer el atraco ya nombrado para ganar dinero y empezar una nueva vida al  otro lado de la frontera. Antes de llegar a Francia, pero, deberán pasar por el pueblo (histórico por su aquelarre de brujas) de Zugarramurdi. Mientras, son perseguidos por la ex-mujer de Hugo Silva, que a la vez es seguida por dos peculiares investigadores de la policia.
“¡Estoy hasta los cojones de la pensión compensatoria, los jueces y de la bruja de su madre!”
Es pues en los últimos 20 ó 30 minutos de metraje, cuando se da demasiado peso a las brujas que dan título a la película (Carmen Maura se encuentra en su salsa), que De la Iglesia se pierde en el exceso y la producción pierde todo lo que hasta entonces había labrado (que no es poco) y hasta pierde la gracia.
En el sector de las actuaciones, pocas quejas. Mario Casas y Hugo Silva se salen en sus papeles de perdedores, y el conductor del taxi Jaime Ordóñez (“el calvo que habla muy rápido en Aquí no hay quién viva“) hace lo propio con el suyo. Sólo Carolina Bang flaquea en su papel, no por su culpa, sino por el personaje, de lejos el peor definido y escrito del guión.
“A mí las brujas no me dan miedo, a mí lo que me da miedo son los hijos de puta”
Técnicamente hablando, el filme es perfecto: fotografia que recuerda a la textura del cine de Rob Zombie, rodada además en un paraje idílico de los bosques de Navarra; música muy potente en perfecta conjunción con la imagen, y un Álex de la Iglesia que se maneja con una soltura casi juvenil tras la cámara.
Aún con sus defectos y un epílogo algo bochornoso, el filme es muy recomendable, y imperdible si eres fan del cine de De la Iglesia.
Lo mejor: el descaro y desparpajo de De la Iglesia, y una casi hora inicial de risas constantes.
Lo peor: larga en exceso y algo sinsentido al final. Epílogo totalmente prescindible.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s